Pan húngaro de patatas

Adaptado de una receta del libro de Goerge Lang, denominado La Cocina de Hungría, nace este  pan fuera de lo común. Se destaca su exquisita miga húmeda, esponjosa, de sabor a tierra, con un dejo de especias. Durante el leudado final, el pan no aumenta de tamaño como lo hacen la mayoría de las masas, debido a la densidad dada por la patata. Sin embargo, una vez que el pan entra al horno caliente, la humedad de la misma hace que el pan se hinche notablemente.

INGREDIENTES

2 patatas/papas harinosas medianas, peladas (unos 500 gramos).

2 cucharaditas de levadura seca.

375 gramos de harina de fuerza.

1 ½ cucharadita de sal.

½ cucharadita de semillas de alcaravea.

INSTRUCCIONES

1.-Hervir las patatas hasta que estén tiernas. Después escurrir y reservar 175 ml del agua de dicha cocción. Moler las patatas y pasarlas por un colador o una picadora para formar 375 gramos de patata pisada, seca y suave. Poner a enfriar junto al agua de cocción, hasta que estén tibias.

2.- Esparcir la levadura en un tazón con 100 ml de agua de cocción tibia. Dejar durante 5 minutos; revolver para que se disuelva. Poner la harina en un recipiente grande. Hacer un hoyo en el centro y verter el líquido con levadura.

3.- Con una cuchara de madera, hacer caer poco a poco la harina de los costados del recipiente y mezclar con el agua con levadura para formar una pasta blanda. Tapar con un paño de cocina y dejar “esponjar” unos 20 minutos, hasta que la pasta haga espuma y leude ligeramente.

4.- Añadir la patata pisada, la sal y las semillas de alcaravea en el hoyo. Mezclar con harina usando una cuchara de madera y echar el agua de cocción reservada, según sea necesario, para formar una masa blanda y húmeda.

5.- Volcar la masa sobre una superficie enharinada. Amasar durante unos 10 minutos, hasta que se encuentre homogénea, brillante y blanda.

6.- Poner la masa en un recipiente limpio y tapar con un paño de cocina. Dejar leudar durante 2 horas, hasta que duplique su tamaño. Desinflar y dejar en reposo por 10 minutos.

7.- Dar a la masa la forma de un pan redondo. Poner en una placa de hornear ligeramente enharinada y tapar con un paño de cocina. Dejar leudar durante 30 minutos, hasta que la masa aumente bastante de tamaño y una marca hecha en ella de forma suave con el dedo, desaparezca poco a poco.

8.- Espolvorear el pan con harina. Hacer tres cortes transversales paralelos de 1 cm. de profundidad en la parte superior y más tarde otros tres cortes que crucen los primeros.

9.- Llevar a horno previamente calentado por una hora, hasta que el pan esté crujiente y suene a hueco cuando se lo golpee en la base. Dejar enfriar sobre una rejilla de alambre.

Déjenos su comentario