0

Aún no tienes productos en tu carro.

Recordamos los sueños y los riesgos de la infancia

Con motivo del Día del Niño:


El próximo domingo 11 de agosto se celebra en nuestro país el Día del Niño. Una fiesta que, si bien, tiene un gran matiz comercial, se ha convertido una la oportunidad de compartir momentos especiales con los hijos. Además, nos motiva a reflexionar en torno a sus derechos y sobre el tipo de vida que les estamos dando.

La escritora estadounidense, Dorothy Law Noltem, escribió en 1954 un poema que magistralmente aborda la importancia de la crianza de los niños. Esto porque ellos constantemente están aprendiendo más de lo que ven que de lo que les decimos.

Ella dice:

“Si los niños viven con reproches, aprenden a condenar.

Si los niños viven con hostilidad, aprenden a ser agresivos.

Si los niños viven con miedo, aprenden a ser aprensivos.

Si los niños viven con lástima, aprenden a auto-compadecerse.

Si los niños viven con ridículo, aprenden a ser tímidos.

Si los niños viven con celos, aprenden a sentir envidia.

Si los niños viven con vergüenza, aprenden a sentirse culpables.

Si los niños viven con ánimo, aprenden a confiar en sí mismos.

Si los niños viven con tolerancia, aprenden a ser pacientes.

Si los niños viven con elogios, aprenden a apreciar a los demás.

Si los niños viven con aceptación, aprenden a amar.

Si los niños viven con aprobación, aprenden a valorarse.

Si los niños viven con reconocimiento, aprenden que es bueno tener una meta.

Si los niños viven con solidaridad, aprenden a ser generosos.

Si los niños viven con honestidad, aprenden qué es la verdad.

Si los niños viven con ecuanimidad, aprenden qué es la justicia.

Si los niños viven con amabilidad y consideración, aprenden a respetar a los demás.

Si los niños viven con seguridad, aprenden a tener fe en sí mismos y en los demás.

Si los niños viven con afecto, aprenden que el mundo es un maravilloso lugar donde vivir”.

La pregunta, que surge al leer estas líneas es: y tú, ¿qué quieres que tu hijo a aprenda?, ¿qué persona quieres que sea?

Entonces, debemos poner cuidado en el ejemplo que les estamos dando.

LOS SUEÑOS DE ALGUNOS

Para conocer un poco más de la mirada que tienen algunos niños, nos reunimos con 4, que son hijos de algunos industriales panaderos.

Una lluviosa tarde de junio, llegamos hasta panadería Castilla. Allí nos esperaban los hermanitos Iñigo (5 años) y Borja Sánchez González (3 años), hijos de uno de los dueños de ese establecimiento, Ricardo Sánchez.

Mientras saltaban enérgicamente, de uno a otro de los amplios sillones de su living de su casa, nos contaron cómo ven este mundo y cuáles son sus sueños para cuándo sean grandes.

Iñigo, quien jugaba con su gato Lobo –el que con mucha paciencia aguantaba sus apasionadas caricias-, nos contó que cursa kínder en el Instituto Alonso de Ercilla, el mismo colegio en que estudió su padre.

Dijo que cuando grande quiere ser científico, paleontólogo y médico. Lo primero, porque la gustan las ciencias, y quiere inventar un volcán que derrame mucha lava y queme hartas casas de madera; lo segundo, porque le llaman mucho la atención los dinosaurios, y quiere descubrir huesos; y desea ser doctor, porque desea tener dinero. “Porque con las otras cosas que me gustan, no voy a ganar plata”.

Sobre el mundo actual, dice que no le gusta el brócoli. “Cuando era pequeño, me encantaban todas las verduras, pero ahora que estoy grande, odio el brócoli”.

Sobre los adultos opina que todos que son muy entretenidos. Dice que “la Gigi le compra juguetes”, El Nacho lo llevó a pasear a un lugar muy lindo, donde había Cisnes, peces, flamencos.

Dice que no le gusta la gente de piel oscura, porque es extraña. Tampoco le gusta la gente que maltrata los animales. De ellos, sus preferidos son los felinos, dentro de los que menciona como sus favoritos a los Leones, Tigres, Chitas y Panteras. “No se puede tener en la casa de esos, pero tenemos tres gatos (Lobo, Manchitas y su madre, Linda), con los que jugamos y, a veces, se acuestan en mi cama”, nos explica.

A futuro piensa casarse con su polola Antonia, compañera de kínder, con quien “ya nos dimos un beso en la boca (que dice le gustó mucho). Ella es muy linda. Vamos a tener hijos… de los que sean”.

Sobre la panadería, dice que le gusta vender pan, y a veces “voy al mostrador a vender paltas que trajeron del campo”. Sus panes preferidos son las hallulas, que disfruta solitas y calientes.

Su hermano Borja, intervino en la conversación. Mientras nos muestra las volteretas que sabe darse en los sillones, dice que de grande quiere ser Bombero, para apagar los incendios. También, recolector de basura, para andar sobre el camión grande.

Dice que como Bombero va a apagar el incendio del volcán de su herma no. “Tengo ya un camión de Bomberos y una pistola de agua…No quiero que se quemen los animalitos, ni que la gente les haga daño…a los elefantes, que me gustan mucho”.

Dice que lo que menos le gusta de este mundo son las personas que roban, así que podría ser también policía.

En lo inmediato, quiere ir pronto al colegio, como su hermano, ya que allá también se pasa muy bien”.

Su padre, el director de Indupan, Ricardo Sánchez, dice que vivir la paternidad ha sido un proceso enriquecedor. Si bien, afirma que cuando nació su primer hijo, por el flujo de trabajo que tenía, no notó de inmediato el cambio. A poco andar, cuando llegó Borja, se sintió “padre”, y realizó cambios a su vida.

Hoy procura compartir lo más posible con ellos, para apoyar su formación y –al mismo tiempo- disfrutar de la bella etapa que están viviendo; su primera infancia.

FUTBOLISTAS EXITOSOS

En el sector sur de Santiago, en la comuna de La Cisterna, nos reunimos con los hermanos José Pablo, de 10 años, y Pedrito Piwonka, de 6 años.

José Pablo, quiere ser futbolista, ya que le gusta mucho ese deporte. Dice que admira a Cristiano Ronaldo, el balompié portugués, y que quiere ser tan bueno y conocido como él.

Dice que no le gusta la basura que hay en el mundo. Le molesta que las calles se vean sucias y también le preocupa lo que esos desperdicios causan en los animales.

Al preguntarle cómo sería un mundo ideal, nos dice uno lleno de perros felices, pero que “no hicieran ´popó´, ya que eso no me gusta”.

Sobre los perros que viven en la calle, dice que le gustaría que en el futuro cada uno tenga una casita cómoda, que tenga una cama y, dispensadores de alimentos y de agua al lado, “para que no sufran”.

En relación a los adultos de hoy, dice que le molesta que fumen, porque es hediendo y daña la salud de otros. “También me gustaría que ya no me reten… Algunas personas grandes debieran cambiar para que todo esté mejor… por ejemplo, los ladrones. Que ya no roben”.

Dice que cuando sea grande le gustaría seguir viviendo en su casa, con su familia. Pero que su cama sea “gigante, que sea una donde se pudiera saltar. También quiero un patio con un millón de trampolines”.

Respecto de la panadería de su familia, dice que le gusta, pero no puede comer nada con trigo, así que le gustaría que se prepararan panes y otros productos para personas celíacas, como él.

Pedrito, su hermano menor, partió contando que cursa el kínder. Dice que de su vida lo que más le gusta es ir al colegio, ya que lo pasa súper bien con los juguetes que les prestan.

Quiere ser futbolista, al igual que se hermano, y quiere jugar en la sección chilena. También aspira ser como Cristiano Ronaldo. Y si logra ser exitoso, seguirá viviendo en la casa, con sus padres.

Sobre los adultos, dice que tampoco que le gusta que le llamen la atención. “Yo no hago nada. A veces estoy parado y me retan. Sólo a veces me porto mal… no me gusta que me molesten”, afirma.

Menciona que le gusta mucho jugar en la panadería, lanzando harina y haciendo figuras con la masa. Junto a su hermano, colocan sus respectivas creaciones en las latas. A él, le gusta hacer personas.

Para el que el mundo sea mejor, dice que le gustaría ver que los niños sean más felices, y también los animales. Le gustan los perros y los gatos. Por ahora, nos cuenta, sólo tiene 4 perros. Se llaman Lennon, Kaira, Chispita y Gokú.

Ambos hermanitos, opinan que les gustaría que la panadería de la familia, siga existiendo.

LOS RIESGOS DE LA NIÑEZ

Pablo Piwonka, director de Indupan y de eta revista, así como padre de José Pablo y Pedrito, recuerda que cuando niño, probablemente también quería ser futbolista, ya que jugaba mucho.

Al conversar con él sobre las características de la infancia actual, nos dice que es evidente que hoy los niños tienen mucha más personalidad, debido a los estímulos que reciben. “La relación que uno tiene como padre, con ellos es muy distinta a la que había antes, cuando nuestros padres trabajaban más”.

“Antes se validaba pegarles a los niños. Hoy, en cambio, se entiende que eso no tiene sentido. Eso no es ninguna opción, dentro de la educación de hoy en día. Se privilegia mucho más el diálogo, la estimulación positiva, Evitar las competencias entre hermanos”, explica.

“Además, tener acceso a tanta información, les permite tener sueños más elevado –agrega-. Pero, al mismo tiempo, el uso de internet los expone más. Hoy es muy delicado el bulling a través de las redes sociales, y de los mismos juegos en que participan en línea”.

Recordó el caso de esa adolescente que se suicidó “porque en redes sociales la hicieron pedazo. No aguantó la presión y se suicidó. Y eso les ha pasado a muchos niños. Esto, como padres, nos debe motivar a estar mucho más atentos. Uno, lamentablemente, tiene menos manejo de este tema”.

Explica que antes, cuando él era niño, sucedía que alguno debía enfrentar a un grupo de compañeros “que lo molestaban y le pagaban, pero no pasaba a más. Y por ser huellas físicas, se solía detectar a tiempo. Ahora hay un daño psicológico que, en muchos casos, es mucho más dañino. Por el tema de las RRSS, hasta queda registrado. Es harto más difícil protegerlos”.

Reconoce que hoy los niños tienen muchas oportunidades. Pero, al mismo, tiempo están mucho más vulnerables, y eso hay que tenerlo presente cada día. “Está, también, el tema de los abusos sexuales, que se favorecen por el acceso a internet… Yo asistí a una charla de la PDI, que abordó el abuso de los niños dentro de las RRSS, del chat de los juegos.

“Nos contaron el caso de un hombre que se hizo “amigo” de una escolar, luego las amigas de la niña, se hacían amigas de él, con la confianza de que era alguien conocido por otra. Finalmente, él tenía una red con muchas compañeras del mismo curso, y terminó amenazándolas a todas, pidiéndoles fotos… Hay que tener cuidado y proteger la infancia de esta y otras amenazas”.

Ind. Ecomómicos: UF: $27,977/ UTM: $49,033/ USD: $710