0

Aún no tienes productos en tu carro.

Cambios a la Ley de Tránsito


El 13 de marzo recién pasado, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto que endurece las sanciones a los automovilistas que sean sorprendidos usando su teléfono móvil mientras conducen.

En concreto, el escrito modificó la Ley de Tránsito 18.120, que consideraba como una falta grave este actuar, y la convirtió en gravísima -tal como pasarse un disco Pare o una luz roja-, con una multa que podría llegar hasta los 143 mil pesos.

Como ha sido desde hace años, el único uso permitido del celular sin correr el peligro de una multa mientras se maneja, será con los llamados audífonos manos libres.

Este cambio se suma al que entró en vigencia el sábado 4 de agosto del año pasado, cuando fue publicada en el Diario Oficial la ley que reduce la velocidad máxima en zonas urbanas de 60 kilómetros por hora a 50. En razón de lo anterior, las multas que sufrirán los infractores son:

Cuando la Cámara de Diputados aprobó, por 144 votos a favor y 8 en contra el cambio del límite de velocidad máxima, se definió que para monitorear que se cumpla la normativa, se creará el Centro Automatizado de Tratamiento de Infracciones y Carabineros será el encargado de controlar el comportamiento de los conductores.

Existen estudios de la misma Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito, que comprueban que de un universo de 3 millones de vehículos -medidos durante 24 horas, los siete días a la semana-, el 50% de los conductores excedía los límites de velocidad en vías interurbanas y el 40% lo hacía en zonas urbanas (cuando el máximo permitido era 60 kh/h. Y en promedio, los casos en que se detectaba el exceso de velocidad, implicaban 20 km/h sobre el límite.

Ante ello, al conocerse la reducción del límite de velocidad en las zonas urbanas, surgieron de inmediato opiniones sobre el nivel de cumplimiento de la medida. También hubo planteamientos en relación a que la congestión puede incrementarse reduciendo los límites de velocidad, pero habría estudios internacionales que indican que una reducción de 10 km/h en el límite de velocidad, lleva a una disminución de sólo 3 a 4 km/h en las velocidades medias.

Ahora bien, debemos recordar que el espíritu del proyecto es justamente que se respete la velocidad máxima con el objetivo de salvar vidas. Esto se sustentó sobre la base de estadísticas que dicen que cerca del 30% de los accidentes fatales se debe a causas relacionadas con la velocidad, razón por la cual el referido centro automatizado apunta a reducir estas cifras que sólo durante el año 2017, causaron la muerte de 1.483 personas.

Además las autoridades sostuvieron en el transcurso de la tramitación, que era necesario implementar este sistema, pero no para buscar infraccionar ni recaudar fondos, sino que para prevenir y concientizar a la población.

Como prueba de ello, el proyecto establece que el 15% de las multas serán destinadas al Fondo Común Municipal, que favorece directamente a las comunas más pobres, y el 85% será destinado a las Rentas Generales de la Nación, lo que confirma un proceso limpio y transparente.

DETALLE DE LAS INFRACCIONES Y MULTAS

Recordemos que existen cuatro tipos de infracciones que la Ley de Tránsito diferencia según la gravedad o el peligro que presentan en la vía pública:

Faltas gravísimas: 1,5-3 UTM ($72.000 - $143.000). Estas faltas pueden ser:

Estos partes pueden conllevar también la suspensión de licencia, dependiendo de la situación y de la gravedad de la infracción.

Faltas graves: 1 a 1,5 UTM ($48.000 - $72.000). Algunas de estas faltas pueden ser:

Faltas menos graves: 0,5 a 1 UTM ($24.400 -$48.000). Algunas pueden ser:

Faltas leves: 0,2 a 0,5 UTM ($9.600 - $24.000):

Recuerde que también puede recibir partes empadronados. Es decir, las multas que llegan directamente al hogar del infractor mediante correo certificado. Generalmente esto se debe a que el parte no pudo ser entregado al conductor por no estar presente. Un ejemplo de ello es cuando el automóvil se encuentra mal estacionado o pasa por una vía exclusiva. Estas multas no tienen el beneficio de pago con descuento y su valor queda fijo en pesos y sólo en ciertos casos en UTM.

De acuerdo con la legislación actual, si un infractor no paga una multa luego de la segunda citación del juez, puede ser arrestado. Pero en el caso de los partes empadronados, las cosas son diferentes. Lo único que puede hacer el juzgado es comunicar la multa sin pagar al Registro Nacional de Multas impagas, lo cual impedirá renovar el permiso de circulación el año siguiente hasta la cancelación de la deuda.

Ante una multa empadronada por pagar, ella se puede cancelar por alguna de las tres vías siguientes:

1ª: Pagar la multa junto con el permiso de circulación.

2ª: Dirigirse a cualquier Tesorería Municipal con el boletín de pago para realizar la transacción directamente.

3ª: Hacer el pago a través de internet, en la página web del Servicio de Pago de Partes Empadronados. Si el pago es exitoso, es necesario imprimir el comprobante mostrado en la pantalla. Luego de 10 días hábiles se debiera recibir el boletín de cancelación mediante correo certificado de Correos de Chile, al domicilio que se haya indicado. Hay que tener en cuenta que las transacciones realizadas después de las 22:01 horas, serán procesadas al día siguiente.

En cuanto al valor de este tipo de infracción, puede variar dependiendo si es grave entre 1 y 1,5 UTM, menos grave de 0,5 hasta 1 UTM y leve entre 0,2 y 0,5 UTM.

CRISTOBAL HUBER DOMÍNGUEZ

ABOGADO, VHN ASOCIADOS.

CONTACTO@VERGARAYASOCIADOS.CL

Ind. Ecomómicos: UF: $28,065/ UTM: $49,229/ USD: $721