0

Aún no tienes productos en tu carro.

Análisis del escenario de la Operación Renta 2019


Es un hecho que la Operación Renta del año pasado fue una verdadera pesadilla para muchas pymes, pues se enfrentaron a un proceso más complejo que el anterior. Un gran número de Declaraciones Juradas, con altos porcentajes de rechazo, alargaron a varios meses el poder cumplir con la Declaración de Impuestos.

Ante esto, surge la duda sobre qué pasará este año. Por ello, recurrimos a la opinión de dos expertos.

Según afirman algunos asesores contables, la Operación Renta 2019 será diferente a las anteriores, pues se incorporarán algunos cambios. Por ejemplo, los trabajadores independientes tendrán la obligatoriedad de cotizar y el Servicio de Impuestos Internos (SII) tendrá mayores facultades para solicitar datos sobre actividades financieras de los declarantes, tanto en Chile como en el extranjero.

Francisco Goycoolea, gerente comercial de CFC Capital, experto en financiamiento de pymes, entregó a Propyme 7 consejos aclarando las dudas y errores más frecuentes respecto al proceso. De este modo, señaló la relevancia de los siguientes puntos:

En el sistema de Renta Atribuida, lo bueno es que la tributación total (empresa + socio) es menor, por lo que los activos consolidados entre la empresa y el socio aumentan en MAYOR proporción. Lo malo es que se genera un problema de flujo de caja si el socio no hace retiros y no tiene el dinero necesario para pagar sus propios impuestos.

En el sistema Parcialmente Integrado, no se genera un problema de flujo de caja si el socio no hace retiros, ya que sólo se paga sobre lo efectivamente retirado. Lo malo es que la tributación total (empresa + socio) es mayor, por lo que los activos consolidados entre la empresa y el socio aumentan en MENOR proporción.

BENEFICIOS

En tanto Claudio Bustos, abogado socio de Bustos Tax & Legal, dijo a Past & Panhe que “es importante que las pymes tengan en consideración al enfrentar su proceso tributario, los beneficios que la ley les permite aplicar, entre los cuales cabe destacar la depreciación instantánea o la ultra acelerada, las cuales posibilitan llevar a gasto la inversión realizada en activo fijo en un solo año, o bien considerando una vida útil para el activo de 1/10 de la normal, respectivamente”.

“También es importante que consideren la posibilidad de acogerse a la letra C del artículo 14 ter de la Ley de la Renta, norma que permite diferir la tributación con el impuesto de Primera Categoría sobre un monto equivalente hasta el 50% de la utilidad del año que permanezca invertida en la empresa, con un tope de UF 4.000. A este último beneficio pueden optar las empresas cuyo ingreso promedio del giro en los últimos tres años, no exceda de las UF 100.000 (aproximadamente $2.700 millones de pesos), y pueden aplicarlo independientemente de que estén acogidas al régimen parcialmente integrado o de renta atribuida. Asimismo, para aplicar la depreciación instantánea de un año, se requiere tener un ingreso promedio de los últimos tres ejercicios no superiores a UF 25.000 o no superior a UF 100.000 para gozar de la depreciación ultra acelerada, que considera 1/10 de la vida útil normal del activo”.

Respecto a los cuidados que se deben tener para llevar a cabo de mejor forma el actual proceso, Bustos dice que es especialmente importante que las empresas verifiquen las Declaraciones Juradas que deben presentar durante el año, cuyo proceso comienza en marzo de cada año. “En la actualidad, existe una gran cantidad de Declaraciones Juradas, algunas de las cuales son especialmente importantes y complejas, como las relativas a renta líquida, balance y las de registros empresariales. Cada empresa debe preocuparse de verificar con tiempo qué declaraciones le son aplicables según su situación particular, ya que a pesar de que son muchas, no todas son exigibles a todas las empresas, pues están relacionadas con el tipo de operaciones y movimientos que la compañía tiene durante el año o con su nivel de ingresos”.

A las pymes que tuvieron algunas dificultades el 2018, les recomendó ser especialmente cuidadosos en asesorarse debidamente en lo que dice relación con su situación tributaria, tanto en lo relacionado con las obligaciones que deben cumplir, como respecto a los beneficios y franquicias que puedan aplicar de acuerdo a la ley para optimizar su declaración. “En tal sentido, es fundamental que exista una adecuada y fluida comunicación entre el empresario y el contador de la empresa, para proporcionarle toda la información que el mismo requiera para ocuparse del proceso de Operación Renta, pero también para identificar cualquier necesidad específica de asesoría o apoyo externo que el contador pueda requerir en algún tema en particular. Dada la complejidad actual del sistema tributario, existen ciertos temas que pueden no ser de dominio del contador respectivo, lo que ocurre por ejemplo, con ciertas Declaraciones Juradas que no todos los contadores se sienten preparados para confeccionar o con temas relativos a tributación internacional”.

Al analizar el sistema tributario, comenta que los regímenes tributarios convenientes para las pymes son el de Renta Atribuida, contemplado en el artículo 14 letra A de la Ley de la Renta y el del artículo 14 ter, letra A, de la misma ley. “En ambos regímenes, la tributación de la utilidad del año se consolida a nivel de los socios o dueños del negocio, quienes tributan sobre dichas rentas en su Global Complementario, utilizando como crédito el Impuesto de Primera Categoría que ha pagado la empresa. Bajo el régimen 14 ter, existe incluso la posibilidad de acogerse a una exención del Impuesto de Primera Categoría y tributar sólo en el Global Complementario de los socios, lo cual simplifica la operación y produce una optimización en los flujos de la empresa”.

“El 14 ter también permite tributar sólo sobre las rentas que han sido percibidas por la empresa; esto es, sobre las facturas que han sido efectivamente pagadas a la empresa y no sobre las que están aún por cobrar, lo cual evidentemente contribuye a mantener la caja de la empresa. Estos regímenes son beneficiosos para las pymes por dos razones: (i) Los propietarios de este tipo de empresas normalmente necesitan retirar la utilidad para consumirla, por lo que no tiene sentido acogerse a un régimen de diferimiento de Impuesto Global Complementario; (ii) en muchos casos, los propietarios de las pymes están todavía en un tramo con tasa baja de Global Complementario, por lo que resulta beneficioso tributar directamente la utilidad a nivel de los propietarios y no quedar afectos a la tasa del Impuesto de Primera Categoría, que en la actualidad es de 27%”.

Explicó además que al momento de decidir bajo qué régimen tributar, las empresas deben tener en consideración el volumen de ingresos que genera su negocio, la composición de sus activos y el tramo del Impuesto Global Complementario en el cual están sus propietarios”.

Consultado sobre los errores que suelen tener las pymes en sus declaraciones, Bustos dijo que muchas veces omiten la presentación de ciertas Declaraciones Juradas, porque desconocen su existencia o bien porque piensan que no son aplicables a su negocio. “También es frecuente observar que no se utilizan las franquicias o beneficios tributarios objetivos que la ley dispone para las pymes, o bien no se utilizan correctamente. Un ejemplo de ello es lo que ocurrió a inicios de la entrada en vigencia de la última reforma tributaria, cuando muchas empresas antiguas se acogieron al régimen del artículo 14 ter, letra A, sin percatarse que con ello se les devengaba la tributación sobre el FUT acumulado que la empresa traía a esa fecha, lo que significó un verdadero desastre para muchas de ellas”.

Sobre el papel que ha jugado el Servicio de Impuestos Internos, el abogado tributario dice que dada la elevada complejidad de la última reforma tributaria, ha sido difícil también para el SII adaptarse a lo que ello significa y servir de apoyo para los contribuyentes en esta materia. “Los pronunciamientos que el SII ha emitido a través de circulares y oficios desde la entrada en vigencia de la última reforma para aclarar los temas que la misma involucra, son demasiado extensos y complejos, por lo que no han sido una verdadera ayuda para los contribuyentes, especialmente para los más pequeños. Por ello, es importante recalcar una vez más, la importancia de asesorarse adecuadamente por especialistas en la materia”.

En su opinión, es excesiva la cantidad de Declaraciones Juradas que los contribuyentes deben presentar en la actualidad. “Creo que muchas de dichas declaraciones son innecesarias, pues simplemente anticipan información que el contribuyente entrega en la Operación Renta propiamente tal. Además, el exceso de declaraciones juradas no sólo complejiza la labor del contribuyente, sino que también contribuye a colapsar los procesos del SII, organismo que no es capaz de revisar todas las Declaraciones Juradas que presentan los contribuyentes, además de llevar a cabo sus procesos fiscalizatorios de rutina y responder las demandas o requerimientos de los contribuyentes. Creo que sería mucho más eficiente, tanto para los contribuyentes como para el fisco, que se redujera sustancialmente el número de Declaraciones Juradas obligatorias”.

Ind. Ecomómicos: UF: $28,065/ UTM: $49,229/ USD: $721