0

Aún no tienes productos en tu carro.

Algunas consideraciones respecto al embargo



En el ámbito privado, hay pocos conceptos que generen un mayor temor y una alta vacilación en su comprensión, como lo es el embargo. Y es que existen muchas dudas y mitos acerca del embargo judicial. Por ejemplo, ¿qué significa en la práctica si llega una orden con tal concepto adherido a ella?, ¿cuándo se realizan los embargos? y ¿qué tipo de bienes son embargables según nuestra normativa imperante?

Hablar de la suspensión o interrupción de ius disponendi para explicar si es o no el embargo un perjuicio a la propiedad que uno tiene sobre sus bienes, convierte el tema en discusiones retóricas ajenas a la realidad del emprendedor y del privado, que sólo requiere de la asesoría inmediata y directa ante una orden que le es ajena en su cotidianeidad y que conlleva en su interior elementos que le producen una incomodidad que es necesario ayudar a esclarecer.

El embargo judicial consiste en la vinculación de determinados bienes -los cuales pertenecen al deudor de una obligación de dinero-, con el fin de obtener el cumplimiento de la obligación debida, cuando el deudor no quiere pagar voluntariamente.

Por tanto, se busca a través del embargo judicial, la realización de dichos bienes, con el fin de satisfacer el valor económico de la deuda. Entonces, en palabras simples, el embargo es la retención de ciertos bienes del deudor, a objeto de obtener la seguridad de conseguir su entero pago.

Hoy en día la ley permite y prohíbe embargar ciertos tipos de bienes, por lo que es importante señalar primero cuáles son los requisitos necesarios para que se pueda llevar a cabo el embargo. Primero, es necesario que el bien pertenezca propiamente al deudor de la obligación (en caso de no serlo, el embargo de igual manera se puede concretar, pero con posterioridad el verdadero dueño deberá realizar las acciones judiciales pertinentes). Segundo, el bien debe ser enajenable (esto quiere decir que se pueda trasmitir el derecho o dominio de éste). Tercero, se requiere que el bien tenga un contenido patrimonial. Cuarto, se necesita que no sea declarado inembargable por el ordenamiento jurídico.

De lo recién expresado, nace naturalmente la duda sobre cuáles son los bienes declarados inembargables, y la respuesta a esta pregunta se encuentra en el artículo 445 del Código de Procedimiento Civil Chileno, el cual señala que no son embargables: Los sueldos, las gratificaciones y las pensiones de gracia, jubilación (…); las pensiones alimenticias forzosas; las máquinas e instrumentos de que se sirve el deudor para la enseñanza de alguna ciencia o arte, hasta dicho valor y sujetos a la misma elección; los objetos indispensables al ejercicio personal del arte u oficio de los artistas, artesanos y obreros de fábrica y, los bienes destinados a un servicio que no pueda paralizarse sin perjuicio del tránsito o de la higiene pública, entre muchos otros bienes que se detallan en el mismo artículo.

Ahora bien, qué es lo que ocurre una vez que al deudor se le realiza el embargo.

1.- No se puede vender ni ocultar los bienes embargados:Si tus bienes fueron embargados, sigues siendo dueño de ellos, y por lo tanto puedes seguir usándolos y explotándolos, pero no puedes venderlos o cederlos por ningún motivo. El Código Civil señala que en tal caso, la venta o cesión es absolutamente nula, precisamente porque de permitirse la venta, se perjudicaría al acreedor. Mucho menos puedes esconder los bienes que fueron embargados, trasladarlos a otro domicilio, destruirlos o realizar cualquier acción sobre los bienes tendientes a alterarlos o hacerlos desaparecer, ya que cometerías con ello un delito.

2.- Se puede pedir la reducción o alzamiento del embargo:Dado que el embargo busca asegurar el pago de un crédito determinado, el valor de los bienes embargados no puede ser excesivamente superior al del crédito que se busca pagar. Así por ejemplo, si un banco demanda el pago de un crédito por $1.000.000, no se justifica que en virtud de ello se embargue un bien raíz del deudor avaluado en $50.000.000; sobre todo, si el deudor tiene otros bienes de menor valor que permiten asegurar el pago de la deuda.

3.- Puedes pedir la sustitución del embargo:En los casos que dentro de los bienes embargados se encuentren bienes de especial valor afectivo para el deudor (por ejemplo, una pintura famosa, una joya que constituye una reliquia familiar, un automóvil y, en general cualquier “especie o cuerpo cierto”), la ley permite que tales bienes sean retirados del embargo por la vía de depositar en el tribunal el dinero suficiente para el pago de la deuda original. Con esto, la deuda se paga en dinero y con ello logramos recuperar un bien embargado de mucho mayor valor.

Es muy importante derribar algunos mitos que existen alrededor del embargo, como por ejemplo el que indica que por una deuda uno podría ir a la cárcel. Por más grande que sea su deuda, usted no puede ir a la cárcel, pues así la Constitución lo establece.

Ahora bien, cabe destacar que si sus deudas son por inasistencia alimentaria de un menor de edad, por haber emitido un cheque sin fondos intencionalmente, aporte de información falsa a los acreedores, robo al Estado o estafa, sí podría enfrentar cargos judiciales que implican cárcel.

Otro mito muy común es el que señala que quienes están en un proceso de embargo no pueden salir del país. Esto solamente es cierto si hay una orden de un juez penal o de familia por casos de alimentos en favor de un menor de edad.

Image title


Cristóbal Huber Domínguez, abogado.

VHN abogados.

Ind. Ecomómicos: UF: $27,875/ UTM: $48,741/ USD: $682