0

Aún no tienes productos en tu carro.

19 razones por las que no alcanzó sus metas el año pasado

Hace pocas semanas dijimos adiós al 2018, y por ello es momento de analizar nuestros logros del año. Al mirar hacia atrás, probablemente usted se dará cuenta que hubo cosas que le salieron mal.

Si desea que el 2019 sea más positivo, es importante precisar qué le falló antes y, con esa información, sabrá en qué necesita mejorar. Así, tendrá mayores posibilidades de alcanzar sus nuevas metas.

Aquí hay 19 posibles razones que pudieron haber afectar el cumplimiento de sus objetivos en 2018.

1. Te falta constancia: Suele pasar que al inicio te sientas emocionado por un proyecto, pero te falta la determinación para verlo concluido. Esto impide cualquier avance.

2. No escribes tus planes: Es un riesgo comenzar a trabajar un proyecto sin tener un plan concreto, con metas y las vías para alcanzarlas.

3. Coqueteas con la complacencia: La complacencia es el peor enemigo del progreso. Esto surge cuando te instalas en tu zona de confort. La mente irracional no ve los peligros de conformarse; de ahí que no busque un cambio. Pero el progreso nunca surge de esa forma.

4. No pensar en grande: Recuerde la frase de Les Brown: “Ve hacia la Luna. Aún si fallas, quedarás entre las estrellas”.

5. Hacer demasiado ruido sobre tus metas: Aparentemente, mientras más hables de tus metas, menos motivación tendrás para perseguirlas. Cuando cuentas a otros aquello que sueñas con hacer, comienza a verse bajo esa luz, lo que disminuye tus posibilidades de esforzarte para alcanzarlo.

6. Tener la compañía equivocada: Asociarse es uno de los factores más poderosos del éxito. Las personas exitosas se juntan con otras personas exitosas y viceversa. Si constantemente fallas alcanzando tus metas, analiza a la gente que te rodea.

7. Odias que te corrijan: Un hombre sabio entiende que no sabe nada. Un tonto desprecia la corrección. Y cuando sólo escuchas retroalimentación positiva, caes en el siguiente problema.

8. Valoras más los elogios que la crítica constructiva: Nunca mejorarás si sólo escuchas a la gente que te elogia.

9. Microgestionas todo: Cuando tu meta requiere del esfuerzo colectivo de otros, tienes que confiar y dejarlos trabajar.

10. Les das a otros demasiado: La generosidad es saludable cuando ya te has hecho cargo de ti mismo y de tus metas. No puedes dar lo que no tienes.

11. Esperas demasiado para hacer correcciones: Los errores deben atenderse tan pronto como se presenten. Corregirlos en una primera etapa.

12. La opinión de la gente es importante, pero no tanto: Cuando te estableces una meta, lo que otros opinen de ella no debería importarte.

13. Tus padres aún te aconsejan: Si quieres crecer en los negocios y en la vida, busca a mentores profesionales.

14. Siempre haces las cosas de la misma manera: Si siempre haces las cosas igual, será necesario aplicar magia para ver otros resultados.

15. Eres un todólogo: Limita tus metas y adhiérete a ellas.

16. No le haces cargo a tu cuerpo: Si haces a un lado tu salud al perseguir tus sueños, no sólo te verás consumido antes de alcanzarlos, sino que también tendrás un peor desempeño.

17. No tener un equipo: Con el entrenamiento adecuado, otros se pueden hacer cargo del negocio.

18. Hacer comparaciones: Esto mata tu felicidad. Drena la energía que necesitas para funcionar a niveles óptimos. Inspírate en otros, pero nunca te compares con ellos.

19. No actuar: Muchos sabemos qué hacer para volvernos exitosos. Pero difícilmente damos los pasos necesarios para conseguirlo.

Conclusión

Es bueno que establezcas metas. Es aún mejor si creas un plan concreto para alcanzarlas. Pero antes de que puedas hacer eso, necesitas saber qué salió mal en el pasado, a fin de corregir el rumbo y finalmente alcanzar los objetivos propuestos.

Ind. Ecomómicos: UF: $27,612/ UTM: $48,353/ USD: $660