0

Aún no tienes productos en tu carro.

Beneficios tributarios al adquirir un vehículo a nombre de la empresa

Entre emprendedores y empresarios, muchas veces hemos escuchado que es más conveniente comprar o arrendar un auto a nombre de la empresa que como persona natural, a fin de utilizar el crédito del IVA, tanto en su compra como en los gastos de funcionamiento y mantención. ¿Es eso tan cierto? ¿Todas las empresas pueden utilizar el crédito fiscal? ¿Podría comprar cualquier auto? Respondemos a estas inquietudes.

Por medio de la Circular N°5 del 18 de enero de 2018, el Servicio de Impuestos Internos actualizó los criterios respecto del tratamiento tributario de los vehículos en el IVA y el impuesto a la renta para la utilización de vehículos motorizados.

Javier Troncoso, de Emprendedores en Red, precisa que respecto del IVA, la Circular indicó que los vehículos que permiten la utilización del crédito fiscal soportado en su importación, arrendamiento con o sin opción de compra o adquisición y en los gastos necesarios para su mantención y funcionamiento, son para aquellos contribuyentes que (a)tengan como giro o actividad habitual la venta o el arrendamiento de dichos bienes, (b) que el uso del automóvil tenga relación directa con el giro o actividad del contribuyente, exceptuándose expresamente los automóviles station wagons o similares y, (c) en el caso excepcional, y a pesar de ser automóviles station wagons o similares, si se declara la procedencia de ser necesarios para producir la renta.

En el caso que él o los vehículos en cuestión “tengan como giro o actividad habitual la venta o el arrendamiento de dichos bienes”, no existe limitación en cuanto al tipo de vehículo.

Si la compra se vincula con la premisa de que “el uso del automóvil tiene relación directa con el giro o actividad del contribuyente”, procede la utilización del crédito en los siguientes casos:

1.- Motocicletas: En la medida que digan relación directa con el giro o actividad del contribuyente, conforme al artículo 23 N° 1 de la ley sobre Impuesto a las Ventas y Servicios.

2.- Vehículos motorizados livianos y medianos: Para estos efectos, se entenderá por “vehículo motorizado liviano”, aquel con un peso bruto vehicular inferior a los 2.700 kilogramos (Kg.), excluidos los de tres o menos ruedas, y por “vehículo motorizado mediano”, aquel cuyo peso bruto vehicular es igual o superior a 2.700 e inferior a 3.860 kilogramos. Los vehículos de este segmento que dan derecho a la utilización del crédito fiscal soportado en su importación, arrendamiento con o sin opción de compra o adquisición, son únicamente los que se detallan a continuación:

1. Camionetas.

2. Jeep o vehículos tipo jeep.

3. Furgón.

4. Coches mortuorios.

5. Ambulancias.

6. Minibuses.

Para el caso de los vehículos motorizados pesados, la circular los define como aquellos destinados al transporte de personas o carga por calles o caminos, que tienen un peso bruto vehicular igual o superior a 3.860 kilogramos.

LOS EXCEPTUADOS

Los vehículos que no dan derecho a utilizar directamente el crédito fiscal, bajo el principio de que el uso del automóvil tenga relación directa con el giro o actividad del contribuyente, son aquellos clasificados como automóviles, station wagons y similares.

Pero se han producido excepciones a esta norma, si se declara por parte del SII la procedencia de ser necesarios para producir la renta. Para ello se consideran los siguientes criterios:

Funcional: Independiente del tipo de vehículo utilizado, se debe evaluar la procedencia del gasto en función del modelo de negocios que lleva adelante el contribuyente y la función de soporte al mismo que tendrán los vehículos.

Personal: Se debe determinar y precisar qué personas son las que usan o harán uso de los vehículos en cuestión, considerándose los roles funcionales de estas personas. Así por ejemplo, si un vehículo es adquirido para el traslado de personal propio, podrá autorizarse la deducción del gasto, siempre y cuando exista la seguridad de que el vehículo no se cederá en beneficio personal de alguno de los empleados.

Temporal: Se debe determinar en qué épocas del año y en qué horarios del día o semana los vehículos en cuestión son utilizados efectivamente en el desarrollo del giro de negocios.

Territorial: Determinar la utilización de vehículos en zonas urbanas, rurales o extremas, lo que necesariamente implica una adecuación técnica del tipo de vehículo seleccionado.

Económico: Debe existir proporcionalidad entre los valores de adquisición, mantención y utilización de los respectivos vehículos y la realidad económica de la sociedad o empresa.

SERVICIO DE IMPUESTOS INTERNOS

Consultados por Past & Panhe, desde el SII precisaron que para obtener el beneficio tributario, idealmente antes de adquirir el vehículo, se debe realizar una presentación ante esta entidad para que se analice el caso sobre la base de la normativa vigente, pudiendo el SII acceder o no a la petición.

En la solicitud se debe identificar el automóvil. Si este aún no se adquiere, se hace por medio de una cotización del proveedor. Se debe precisar qué destino tendrá el automóvil en la empresa, quienes lo utilizarán y el lugar geográfico dónde se utilizará, entre otros. La presentación se efectúa en el Departamento de Asistencia al Contribuyente correspondiente a la Dirección Regional, Unidad o Dirección de Grandes Contribuyentes, según la jurisdicción del domicilio del contribuyente y usando el Formulario 2117.

El beneficio consiste en que se autorice el uso del gasto para los efectos de la Ley de Impuesto a La Renta; el uso del crédito fiscal por la adquisición del automóvil (solo si fue autorizado por el SII, previo a la compra) y los gastos asociados a la mantención y adquisición de combustibles.

Cuando el uso del automóvil se califica como necesario para producir la renta, el valor de adquisición se lleva a gasto a través de la depreciación anual y los costos de mantención, combustibles y otros para su funcionamiento, que serán deducidos como gastos en el año comercial en que se realizó la compra.

Si el automóvil contaba con la autorización del SII y se vende antes de los 36 meses contados desde la fecha de su adquisición, deberá emitirse una factura afecta al Impuesto al Valor Agregado.

Si se ocupa en fines distintos para los cuales se autorizó, pierde la totalidad de los beneficios y se cobran los impuestos respectivos a la Ley de Impuesto a la Renta y a la Ley Sobre Impuestos a las Ventas y Servicios.

Según el SII, un vehículo que se compró con beneficios tributarios, no puede utilizarse para el traslado de gerencia a reuniones. Además, se exige el logo de la empresa pintado o adherido en las puertas del vehículo.

Ind. Ecomómicos: UF: $27,977/ UTM: $49,033/ USD: $710