0

Aún no tienes productos en tu carro.

“Se debe bajar el 27% de impuesto a las empresas”

Bernardo Fontaine Talavera es economista de la Universidad Católica de Chile. Como experto, fue una voz crítica y propositiva en la reforma tributaria. Participó activamente en la mesa técnica que generó el Acuerdo de Protocolo de la Reforma Tributaria en el último gobierno de Michelle Bachelet.

En el 2014 formó la red Reforma a la Reforma, una plataforma ciudadana, independiente, no política, que busca informar, difundir y promover el debate público, propiciando la participación y la formación de opinión sobre las políticas públicas que afectan a los chilenos en su vida cotidiana.

Interesado en los temas país, ha participado también en el debate de las reformas laboral y previsional.

¿Cómo y por qué nace Reforma a la Reforma?

- Nace como una iniciativa ciudadana para empujar a los políticos a aprobar buenas reformas, que realmente solucionen las múltiples carencias y fallas que tenemos en Chile y, al mismo tiempo, sean reformas prácticas, efectivas y técnicamente correctas. Somos una plataforma no partidista, independiente, que quiere comunicar los grandes temas socioeconómicos en discusión de manera simple, al alcance de todos. Y especialmente queremos motivar a los ciudadanos para que se hagan parte de estos debates, participen y levanten la voz.

- ¿Cuáles diría son los pro y los contra de la reforma laboral del Gobierno anterior?

- Lo peor es que la reforma centró sus medidas exclusivamente en los trabajadores sindicalizados. Y resulta que sólo uno de cada ocho trabajadores pertenece a un sindicato. La reforma no dio nada para la enorme masa laboral restante, ni para los chilenos que, pudiendo trabajar, no lo hacen. Ellos necesitan una reforma laboral moderna, que aumente la libertad del trabajador y le dé herramientas para adecuarse a los vertiginosos cambios tecnológicos que vienen. Ahora, yendo a las medidas puntuales de la reforma Bachelet, la eliminación del reemplazo en huelga está muy mal pensada.

- ¿Qué efectos se han producido y pueden producirse para las pymes?

- Pensemos en el tema del reemplazo. Una huelga puede significar la paralización de la empresa y eso afecta la sobrevivencia misma de la pyme. Además, afecta a terceros que no están en la negociación: Consumidores que no van a poder abastecerse, proveedores especialmente pymes y otros grupos de trabajadores que no están en el sindicato en huelga. Está bien que el sindicato pueda negociar con poder, pero no debe poder paralizar una empresa.

- ¿Qué modificaciones haría usted para que los derechos de los trabajadores no deriven en cerrar pymes o afectar el empleo?

- La falta de reemplazo en huelga acelera la sustitución de trabajadores por máquinas y eso es malo, eso implica menos empleo para todos. Debe haber una huelga potente, pero con reemplazo interno. Huelga sí, pero paralización no. Además, es necesario implementar normas que den más libertad a los trabajadores para pactar su jornada, horarios, días a trabajar, lugar donde hacerlo. Eso daría mejor calidad de vida e ingresos a los trabajadores y más impulso a la economía, especialmente a las pymes. Hay 6 millones de chilenos que podrían trabajar y no lo hacen: Mujeres, jóvenes, adultos mayores. Ni la ley ni la reforma laboral ofrecen una solución para ellos.

- ¿Le pareció adecuado el poder que se le dio a los sindicatos?

- Creo es bueno que haya sindicatos firmes e institucionales, pero con un poder equilibrado. Hasta economistas de la Nueva Mayoría que trabajaron con la ex Presidenta, como Eduardo Engel, Andrea Repetto, Dante Contreras, opinaron públicamente que eliminar el reemplazo desequilibraba la negociación en favor del sindicato.

- ¿Se debió aumentar el número de trabajadores para formar un sindicato, apuntando a la realidad de las pymes?

- Creo que eso no es lo más importante. Es bueno que haya sindicatos, pero también debe haber grupos negociadores y temas que se puedan negociar individualmente o por grupos de trabajadores en forma separada de la negociación de sueldos, como los horarios de trabajo.

- ¿Qué le parece que un sindicato pueda paralizar una pyme?

- Es grave. Como también lo es que un sindicato de una gran empresa paralice sus operaciones y deje sin venta a una pyme que abastece a esa empresa grande. No es sano. Obviamente las pymes no tienen espaldas para resistir una paralización provocada por un sindicato o por un período sin ventas por la paralización de sus clientes.

- ¿Qué opina de del proyecto de ley para el trabajo joven?

- Es un buen avance. Los jóvenes necesitan más libertad para poder trabajar cuando quieran y puedan. No hay duda que la economía que viene es muy distinta; los jóvenes trabajarán con distintos empleadores al mismo tiempo, con horarios flexibles, en lugares que ya no serán el típico recinto de una empresa. Todo eso ya está aquí. La ley no puede quedarse atrás y seguir con normas rígidas, hechas para la sociedad industrial de hace 50 ó 100 años.

- ¿Y el teletrabajo, va en la línea correcta?

- Acá hay otro avance muy potente. Pero debemos ir más allá. Todo trabajador debe poder acomodar sus horarios, jornadas, días de trabajo, etc. Por lo pronto, los adultos mayores también necesitan trabajos que se acomoden a sus posibilidades y no jornadas rígidas y agotadoras.

REFORMA TRIBUTARIA

- ¿Cree que la última reforma tributaria de Bachelet tuvo algunos efectos positivos?

- Un poco más de simplificación, pero con gotario. Esa reforma no corrigió los principales defectos del sistema tributario promulgado por la reforma anterior de la Presidenta.

- ¿Cuáles fueron sus principales efectos negativos?

- Las reformas tributarias de la Nueva Mayoría entorpecieron la actividad económica, porque los impuestos pasaron a ser más enredados que moño de vieja y, en suma, esas reformas fueron un mazazo contra el ahorro. Y el ahorro es el combustible para seguir desarrollándonos como país. Menos ahorro es menos oportunidades de crecer para todos, especialmente para las pymes, a quienes les escasea más el capital.

- ¿Cuáles diría que son los cambios más urgentes de introducir para lograr un mayor crecimiento de la economía?

- Simplificar el pago de impuestos, dar más certeza jurídica e integrar totalmente. Esos puntos los recoge bien la modernización tributaria que planteó el Presidente Piñera. A eso hay que agregar una rebaja al 27% de impuesto a las empresas. Ese es un mal impuesto, porque castiga las utilidades que el dueño deja dentro, invertidas en su crecimiento. Y ese crecimiento da más empleo, mejores salarios y mejores productos y servicios para todos.

- ¿Qué opina del tema del demonizado FUT? ¿Cree que fue correcto eliminarlo?

- El FUT era sólo un sistema contable que buscaba que las utilidades que el empresario reinvierte en su empresa; es decir, las utilidades que en vez de gastar, invierte comprando, por ejemplo, más máquinas, paguen menos impuestos que las utilidades que gasta el empresario en comprarse autos de lujo. Eso es bueno, porque fomenta el ahorro y el crecimiento de las pymes

- ¿En la práctica, hay instrumentos que permiten la reinversión de las utilidades?

- Sí, al final la reforma Bachelet no eliminó totalmente los incentivos a ahorrar e invertir, porque la negociación del Acuerdo Tributario con el Gobierno de entonces, de la cual fui parte, rescató una especie de FUT y un incentivo especial para las pymes, para que ellas pueden reinvertir utilidades pagando la mitad del impuesto a la empresa.

- ¿Cuáles son los cambios urgentes que el gobierno de Piñera debe hacer en esta reforma?

-Simplificar, eliminar posibles arbitrariedades del SII, integrar y rebajar el impuesto a la empresa, que hoy está en 27%. Esto último es clave para impulsar el crecimiento no sólo de las pymes, sino que de las medianas y las grandes empresas. Nunca hay que perder de vista que la economía es una cadena y muchas pymes necesitan que las empresas grandes crezcan, porque son proveedoras de ellas.

PENSIONES

- ¿Los cambios anunciados por las actuales autoridades, tendrán un impacto positivo en las pensiones?

-De partida, aprobada la reforma, las pensiones solidarias subirán escalonadamente en forma sustancial. También mejorarán las pensiones de las mujeres, las de los más ancianos y la clase media que haya cotizado harto. Además de lo anterior, los futuros pensionados verán mejores pensiones por la cotización adicional.

- ¿Qué cambios realizaría usted?

- En Reforma a la Reforma, hemos propuesto igualar las pensiones de mujeres y hombres que hayan ahorrado lo mismo, cambiar el sistema de comisiones de las AFP por uno donde ganen menos si la rentabilidad es negativa, y que los cotizantes podamos elegir el administrador de nuestra cotización completa -14%- entre las AFP actuales, gestores nuevos y una AFP del BancoEstado. Todos estos gestores debieran operar con costos más bajos -por ende, menores comisiones- y, por supuesto, competir en igualdad de condiciones.

- ¿Cómo financiaría lo que usted propone?

- Además del financiamiento que planteó el gobierno, Reforma a la Reforma ha propuesto que una parte de la cotización adicional, durante los próximos 20 años, vaya al Estado para financiar el nuevo Aporte Estatal Complementario y acelerar el aumento de las pensiones de los jubilados actuales. El Estado devolverá al cotizante ese 2% cuando jubile, mediante un Bono de Reconocimiento.

- ¿Cómo resolvería el problema de las personas que se jubilarán en 10 ó 15 años?

- Con más dinero asignado al Pilar Solidario, más el nuevo aporte complementario que el Estado entregará, de aprobarse la reforma, a la clase media y a las mujeres.

- El tema de las mujeres, ¿cómo lo abordaría?

- Hemos propuesto que el Estado complemente los ahorros previsionales de cada mujer que jubile a partir de los 65 años, con un aporte adicional, de manera que obtenga igual pensión que un hombre con su mismo saldo en la cuenta de AFP.

- ¿Por qué llevamos tantas décadas hablando de mejorar las pensiones y no ha sido posible?

- “NoMásAFP” puso urgencia al tema, aunque su diagnóstico sea equivocado. Hasta entonces, ni los políticos ni los técnicos tenían suficiente claridad sobre cuán bajas eran las pensiones. No lo hicieron bien ni los políticos, ni los especialistas, ni las AFP al esconder el tema debajo de la alfombra.

- ¿Qué opina de la idea de introducir cambios al modelo de indemnizaciones por años de servicios, entendiendo que los nuevos contratados podrían optar por indemnización a todo evento, pero con un tope de años menor?

- Falta mucho detalle, pero crear una alternativa voluntaria al sistema actual, se ve positivo.

- ¿Qué importancia cree que tienen las pymes para la economía del país?

- Son clave para la economía, no sólo por su generación de empleo, sino porque son el semillero de las futuras empresas grandes y son parte esencial de la cadena productiva.

- ¿Qué haría usted para apoyar su crecimiento?

- Al menos cuatro cosas: Modernizar el Estado para eliminar la burocracia que ahoga a las pymes, promulgar la ley de pago a 30 días y ampliar espacios de competencia para que las pymes se desenvuelvan en una cancha un poco más pareja. La cuarta es reformar el sistema tributario, como ha propuesto el gobierno, pero incorporando una rebaja al 27% de impuesto a la empresa. Especialmente las pymes, necesitan capital para crecer y esa tasa del 27% será un freno a su crecimiento para pasar a ser empresas medianas o grandes.

Ind. Ecomómicos: UF: $27,548/ UTM: $48,305/ USD: $661