0

Aún no tienes productos en tu carro.

Vamos a perseguir, con todo el rigor de la ley, la violencia y la delincuencia

Katherine Matorell Awad, subsecretaria de Prevención del Delito

Es abogada de la Universidad Central y Magister en Derecho-LLM, mención Derecho Regulatorio de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Se ha desempeñado como directora jurídica y directora de desarrollo comunitario de la municipalidad de Conchalí y fue concejal en Quinta Normal (2012-2016). Trabajó en la Subsecretaría de Telecomunicaciones durante el primer gobierno del Presidente Sebastián Piñera y con posterioridad en un cargo ejecutivo en una empresa del rubro.

Es soltera y no tiene hijos, pero tiene una pareja hace unos años. Es de ascendencia árabe, por lo que la hamule (familia) es muy importante para ella. Dice que, por eso, son muy “achoclonados”, y de hecho uno de los grandes sufrimientos que les ha traído esta pandemia, es no poder “vernos y abrazarnos”.

Katherine Martorell Awad dice ser “el bicho raro”, porque es la única de su familia que incursionó en la política. Decisión que hoy la tiene ocupando el importante cargo de subsecretaria de Prevención del Delito.

¿Qué significó para usted el nombramiento en la Subsecretaría de Prevención del Delito?

Sin dudas fue un honor, pero también una tremenda responsabilidad. Cualquier encuesta muestra que la seguridad es la prioridad para los chilenos. Por lo mismo, el trabajo que hacemos en la Subsecretaría de Prevención del Delito, tiene una enorme incidencia en la calidad de vida de las personas. El delito ha disminuido, las cifras son indesmentibles. No lo decimos nosotros, lo dice la reciente encuesta de Paz Ciudadana, que señala que disminuyó más de 13 puntos porcentuales. Sin embargo, la percepción ciudadana de temor sigue alta.

Para nuestro trabajo es fundamental la coordinación con organismos públicos y privados. Por ejemplo, las mesas de trabajo con gremios y entidades. Pero también nos hemos preocupado de la prevención situacional, transformando vía concursos sititos eriazos en plazas con buena luminaria, por ejemplo.

¿Cuáles han sido sus principales metas y desafíos en el cargo?

Cuando asumimos vimos que los índices de victimización habían ido en aumento desde 2014. Por lo mismo, enfrentar esta situación fue nuestro primer desafío. Asimismo y como parte de mi labor como subsecretaria, hemos fortalecido la coordinación entre el Gobierno, municipios, policías, Ministerio Público, organizaciones de la sociedad civil y el mundo privado. Esta colaboración es clave para generar políticas públicas de seguridad robustas, efectivas y eficientes.

Además, coordinamos importantes programas e iniciativas como el Sistema Táctico de Operación Policial; Sistema Lazos (de prevención y reinserción de niños, niñas y adolescentes); Red Nacional de Seguridad Pública (entrega apoyo técnico a los municipios); Programa de Atención a Víctimas, Denuncia Seguro y el Fondo Nacional de Seguridad Pública, que vía concurso entrega fondos para realizar proyectos de seguridad a los municipios y agrupaciones de vecinos.

¿Le cambió radicalmente su vida, el asumir este importante rol?

Sí, cambió, pero ya había participado en el mundo público, por lo que sabía el nivel de compromiso que teníamos que asumir desde el primer día.

En lo que respecta a la pandemia, ¿cuáles fueron las mayores dificultades que enfrentó enla primera etapa?

Como Subsecretaría, evidentemente fue un desafío movernos hacía una modalidad de teletrabajo, sobre todo considerando que muchos de nuestros programas son presenciales. A su vez, nos ha tocado colaborar con el Ministerio de Salud en una serie de tareas propias de la pandemia, como definición de los permisos de desplazamiento, coordinación con Carabineros para el funcionamiento de Comisaría Virtual, entrega de información a la ciudadanía, etc.

La pandemia es una situación casi inédita en nuestro país, por eso cada día nos encontramos con desafíos que no habíamos previsto, pero que hemos sido capaces de superar con coordinación y mucho trabajo.

¿Hoy ha sido menos complejo el trabajo en torno a la pandemia? (al parecer la gente ya entendió los trámites, permisos...)

Como comentaba, es la primera vez que nuestro país debe enfrentar una situación de este tipo y por eso la entrega de información clara a la ciudanía ha sido fundamental. Es obvio que este ha sido un proceso complejo para todos y que, en el camino, quizá ha habido errores. Pero también ha sido importante la buena disposición que ha mostrado la ciudadanía.

Asimismo, los permisos disponibles y el mecanismo para obtenerlos se han ido afinando con el paso del tiempo. Hoy las personas ya han internalizado esta información. Pero claro que es algo que requirió tiempo y mucho trabajo de varias instituciones del Estado.

¿Las personas han entendido su papel como ciudadanos en el control de la pandemia?

Mayoritariamente las personas han entendido que con medidas simples se puede reducir la posibilidad de contagios. Es decir, uso de mascarillas, evitar salir si no es necesario, evitar aglomeraciones, solicitar los permisos correspondientes, etc. Sólo una minoría no ha aceptado estas medidas y ellos no sólo se ponen en riesgo a sí mismos, sino también a los demás.

Nos queda algo sumamente importante. De manera paulatina hemos iniciado un proceso de desconfinamiento y hoy, por ejemplo, la Región Metropolitana está sin cuarentena. Sin embargo, esto no significa que nos podamos confiar. La posibilidad de un rebrote está ahí y de nosotros depende evitarlo.

¿Cuál es su opinión en torno a los nuevos hechos de violencia ocurridos en el país desde el18 de octubre a la fecha?

Aquí hay que ser tajante para diferencias dos cosas. En primer lugar, existe un legítimo derecho a manifestarse de manera pacífica. Sin embargo, otra cosa muy distinta es la delincuencia que se ha amparado en estas manifestaciones. Los hechos de violencia y de delincuencia no son tolerables ni justificables y los vamos a perseguir con todo el rigor de la ley.

¿Qué piensa cuando ve los saqueos que sufren algunas pymes y la destrucción de la ciudad?

Reitero, los saqueos, la destrucción de la propiedad pública y privada son delincuencia pura y dura. No tiene ninguna justificación y debemos condenarlos transversalmente como sociedad y, sobre todo, como mundo político. No nos podemos perder en eso.

¿Cómo cree que podríamos salir de este clima complejo que enfrentamos?

Creo que se han ido tomando medidas para ir atendiendo a las legítimas demandas de la ciudadanía. Evidentemente, nos queda un largo camino por recorrer, pero es importante que generemos soluciones dentro de nuestra institucionalidad democrática. Necesitamos reunirnos y dialogar, dentro de nuestras diferencias, para construir un país mejor para todos.

Lo segundo es que necesitamos que el país vuelva a vivir en paz, las personas lo piden. Para ello debemos ser capaces de aislar a los violentistas y dejar en claro que ellos no tienen ninguna relación con las manifestaciones.

¿Qué podríamos hacer las asociaciones gremiales para aportar en disminuir el caos que nosafecta?

Su aporte, su experiencia real en el mundo laboral y en la creación de trabajo, son fundamentales a la hora de tomar decisiones y por eso es muy necesario que participen dando su opinión y buscando soluciones conjuntas. Las asociaciones gremiales cumplen un rol fundamental y creo que estos son los momentos en que todos debemos buscar lo mejor para nuestro país y desde ahí aportar con todos los elementos que están a nuestro alcance.

¿Hay un aumento efectivo de los delitos diarios que sufren las personas o es más bien lasensación de inseguridad la que ha crecido?

En el último tiempo se ha producido la paradoja de que, si bien han disminuido casi todos los delitos, ha aumentado la violencia y el uso de armas de fuego. Esto se debe a que las medidas sanitarias han reducido el campo de acción de las bandas criminales y ello ha provocado enfrentamientos entre ellas por el control del territorio.

Esto no puede hacernos olvidar la importancia que también tiene atender a la sensación de inseguridad de las personas. Esta sensación puede ir mucho más allá de ser o no víctima de un delito y puede estar relacionada con situaciones de las que hemos sido testigos o el entorno en que vivimos. Por eso seguimos trabajando en medidas y proyectos para que las personas vean y sientan que viven en comunas más seguras.

¿Cree que es un aporte el que se hagan tantos reportajes en TV sobre delitos como robosde autos, asaltos o notas que sobredimensionan las verdaderas cifras?

Los medios tienen toda la libertad de informar lo que estimen pertinente, mientras lo hagan con responsabilidad. Hay veces que claramente nos gustaría que las buenas noticias tuvieran la misma cobertura de las que no lo son, sin embargo, entiendo y creo firmemente en la libertad de expresión.

¿Desea agregar algo para nuestros lectores industriales panaderos y pasteleros?

Agradezco que asociaciones gremiales como ustedes se interesen en abordar temas tan importantes como la seguridad pública. Les mando un saludo a todas las panaderías y panaderos asociados a Indupan, como a todos sus trabajadores que se despiertan al alba para preparar este bien que disfrutan la mayoría de los chilenos.

Los invito también a que a través de sus asociaciones gremiales, puedan seguir trabajando y colaborando para hacer de este país un lugar más seguro para todos.

Ind. Ecomómicos: UF: $29,057/ UTM: $51,029/ USD: $752