0

Aún no tienes productos en tu carro.

Dirigentes destacados del siglo XX

Varios son los dirigentes que marcaron toda una época en la actividad gremial, dado que su sello particular y las iniciativas que les tocó encabezar, constituyeron momentos de alta relevancia para la industria, razón por la cual su gestión fue clave para dar un impulso decisivo al sector y concretar acciones que en cierta forma cambiaron por completo el quehacer del rubro.

Aquí hemos seleccionado a algunos personajes que consideramos tremendamente destacables en ese sentido, y sobre los cuales creemos tener la obligación de agregar o comentar algunas líneas, en este relato que intenta recapitular y retratar desde adentro la panadería chilena del siglo XX.

EUSEBIO GARCÍA IZQUIERDO

Eusebio García fue un personaje señero de la panadería nacional, que dejó su huella a través de múltiples actividades realizadas en función del gremio y el engrandecimiento del sector.

Inmigrante español, arribó a Chile a comienzos del siglo XX como obrero especializado en las faenas de fundición, para luego derivar a la panadería casi por casualidad. No obstante, una vez inserto en la industria, destacó por su entereza y ganas de concretar iniciativas para el rubro.

Así, fue uno de los fundadores de Fechipan y de la revista institucional del gremio. También ofició como presidente de Indupan y de la federación. Incursionó además en la molinería. Por último, participó en la creación de la empresa Lefersa, donde llegó a presidir su directorio.

JOSÉ PLA COSTA

Dirigente de gran importancia, que jugó un rol clave para la organización del gremio y para aunar voluntades entre los industriales panaderos. En dicho contexto, el señor Pla fue el presidente de la primera asociación de dueños de panaderías de Chile, hito que cimentó el camino para ir creciendo como sector, para tener representatividad y una voz única ante las autoridades, los proveedores y las entidades de trabajadores.

Igualmente, cabe señalar que el señor Pla fue uno de los primeros inmigrantes catalanes que se dedicaron a la actividad panadera en el país. Llegado a Chile en 1893, trabajó durante 13 años en la panadería París (en el barrio Matucana), la que adquirió en 1906. Más tarde, junto a otros parientes, abrió la panadería Cervantes (en el barrio Vivaceta) y la fuente de soda El Cisne, en Providencia.

SANTIAGO SOLER ALBA

Hombre ciento por ciento por ciento ligado a las actividades de la cadena productiva trigo-harina-pan. Fue presidente en la primera mitad del siglo XX de la Unión de Fabricante de Pan de Santiago, para luego estar al mando de la Asociación de Molineros.

Fue un dirigente visionario. En nuestro rubro - junto a otros- puso en marcha las sociedades sectoriales, correspondiendo ello a una iniciativa que hoy denominaríamos bajo el concepto de asociatividad entre los industriales.

Por desgracia la idea fracasó, debido a que los colegas no estaban preparados para llevarla adelante, ya que primó la individualidad por sobre apreciar los beneficios de actuar en forma mancomunada.

Adicionalmente, Santiago Soler representó por mucho tiempo los derechos de los empresarios panaderos ante las autoridades de turno.

ISAIAS YÁÑEZ DIÉGUEZ

Fue presidente por varios periodos de la Unión de Fabricantes de Pan de Santiago (Fabripan) y de la Federación Chilena de Industriales Panaderos (Fechipan), donde supo ganarse el respeto de los colegas de todo Chile.

Durante su mandato al mando de Fabripan, hacia 1964, se reanudó la publicación de la revista del gremio, que por varios años no se había editado. Además, en el transcurso de ese mismo año, se logró tener una sede propia en la calle Manuel Rodríguez N° 66, gracias al esfuerzo del directorio que le tocó encabezar.

Otro de sus logros fue la reunificación de la industria panadera de Santiago en el año 1968, pese a que en esa época ya no ejercía como presidente del sector. Y es que por esos días existían dos asociaciones en paralelo: Fabripan y los disidentes de ésta que se habían agrupado en una entidad denominada Asipan. Al concretarse esta reunificación, el gremio de la capital pasó a estar organizado bajo el nombre de Indupan (el cual se había utilizado desde los albores del siglo veinte).

FRANCISCO BOUZO PAVÓN

Le tocó ejercer la presidencia de Fechipan y de Indupan en los turbulentos años del gobierno de la Unidad Popular (UP), lo cual resultaba todo un desafío para poder plantear a las autoridades los requerimientos que la industria tenía de cara a seguir operando.

Era un hombre con gran capacidad de oratoria y con una memoria privilegiada, que logró encabezar con decisión variadas iniciativas de interés para el rubro y agrupar a los empresarios panaderos ante causas sectoriales de relevancia general.

En mis inicios como dirigente gremial, en el año 1983, tuve el privilegio de compartir con él y de tenerlo como presidente del directorio en el que colaboré por varios años (José Yáñez).

MANUEL SUÁREZ ÁLVAREZ

Sucesor de Francisco Bouzo en la presidencia del gremio, tenía las características propias de un líder innato. Además, se destacó por su gran habilidad como negociador ante las autoridades (…recuerda que en una de las discusiones, el general Augusto Pinochet afirmó: “Si lo dice Manuel, así es…”), los sindicatos de trabajadores y los proveedores. La compra del edificio de cuatro pisos en la calle Alonso Ovalle (por un costo de 17.500 UF), que se ocupó como sede institucional por varios años, se realizó durante su período como presidente de Indupan, que se inició en 1985.

También fue bastante visionario e innovador en lo que a gestión gremial se refiere. De este modo, a principios de los 90 contrató a un gerente rentado para que dirigiera la administración de la entidad. Asimismo, impulsó la participación de Indupan en la Feria Internacional de Santiago (FISA), mediante el Pabellón del Pan. Por último, estuvo al frente de la iniciativa que dio vida por parte de Fechipan a la AFP Previpan, la cual por diversos motivos no logró consolidarse.

Llegó ser dirigente del club deportivo Unión Española, lo cual permitió también abrir muchas puertas con autoridades, ya que al fútbol se le otorga y otorgaba mucha visibilidad.

ANTONIO TRUYOL ALBERTÍ

Lleva más de 60 años en panadería y fue durante varias décadas un destacado dirigente a nivel nacional. Avecindado en Valparaíso, fue presidente de Unipan V Región y de Fechipan (por varios años, concluyendo su ciclo como dirigente nacional en 1987).

Durante el tiempo que participó en la federación, consiguieron sanear “todas las deudas que ella tenía y dejar todo en buen pie legal. Fue en realidad un período muy enriquecedor para mí, porque conformamos un equipo excelente con Antonio Bloise de Viña del Mar, Miguel Juanicotena de Talca, Jorge Sverlij y Juan Zarzar de Concepción, Arturo Toledo de Santiago, Sergio Barrantes de La Serena y Alberto Espejo de Antofagasta”.

Además y como anécdota, podemos mencionar que debido a que tenía registrada su panadería con el nombre de Bimbo, la multinacional mexicana que elabora pan de molde envasado con ese nombre en toda América Latina, no pudo usar esa marca en Chile, donde tuvo que seguir siendo Ideal.

CARLOS MÉNDEZ RODRÍGUEZ

Asumió la presidencia de Indupan en el año 1995 y fue el gran artífice a la hora de promover una visión mucho más moderna y profesional del sector, que estuviera acorde con las tendencias y los estándares que manejaba la panadería a nivel mundial en esa época.

Uno de sus principales objetivos fue liderar una transformación del rubro, entendiendo que éste debía desarrollarse sobre la base de pilares que respondieran a requerimientos como la incorporación de tecnología, la administración ejecutiva de los negocios y el avance en disminuir las brechas de capacitación.

Durante su mandato se concretó la primera feria especializada de la industria panadera en el país, Fipach, la que pese a responder a una inquietud personal, luego cedió en la totalidad de su gestión a Indupan Santiago.

Es dueño de la panadería Lo Saldes, un establecimiento que en los años 90 fue pionero en llevar adelante un proceso de transformación, sumando a su oferta la pastelería y gastronomía.

Fuente: Libro “Siglo XX: Historia de Nuestra Panadería”, de José Yáñez, Lucio Fraile y Marcelo Gálvez. Santiago, Chile, 2016. Para comprar el libro, consulte en: Panadería Egaña, Avenida Egaña 630 o en el teléfono +569 6832 8986

Ind. Ecomómicos: UF: $28,701/ UTM: $50,322/ USD: $773