0

Aún no tienes productos en tu carro.

Las licencias médicas en torno al CoronavirusLas licencias médicas en torno al Coronavirus

Ejecutivo de la ACHS nos aclaró algunas dudas sobre el tema y nos alertó sobre consecuencias futuras de las licencias laborales por contactos estrechos. Entre ellas, el aumento de las primas para el 2021.

Con la creación de las licencias por contactos estrechos de Covid 2019 y el hecho de que éstas fueran otorgadas por las mutualidades, en la práctica se generó un cambio radical en lo que a la atención de salud laboral se refiere.

Claro, porque hasta antes de esta pandemia, dichas entidades sólo debían hacerse cargo de las prestaciones y licencias de trabajadores afectados en aquellas enfermedades y/o accidentes causados directamente por el trabajo o por la falta de medidas mitigadoras de los riesgos.

Sin embargo, el ordinario 1598 emitido el 8 de mayo por la Superintendencia de Seguridad Social, fue muy claro al impartir instrucciones respecto a que “los contactos estrechos que la autoridad sanitaria (SEREMIAS) identifique como ocurrido en el contexto del trabajo, deberán ser calificados –y por en ende atendidos- como de origen laboral”.

Esto abrió una puerta a un cambio radical, que iremos observando en el mediano plazo, ya que sin lugar a dudas estamos experimentando modificaciones de criterios respecto de lo que había sido la salud ocupacional.

Pero junto con el desafío de evolucionar, las mutualidades están siendo sometidas a una serie de presiones en el marco de la pandemia que nos afecta. Entre ellas, tener que atender patologías y enfermos a los cuales no estaban habituados (sus especialidades eran especialmente, traumatología y quemados).

Además, una presión operacional por tener que cumplir con un volumen impensado de trámites administrativos para una cantidad extra de enfermos y calificar a miles trabajadores sanos (considerados contactos estrechos) que deben irse con licencias.

En tercer lugar, sufren una presión financiera importante, porque estas son enfermedades caras (pocas son las que tienen 14 días en la uci y generan tantas licencias) y, finalmente, están sometidas a mucha tensión emocional, ya que como todas las empresas están operando con muchos de sus colaboradores en teletrabajo o con licencias.

En medio de este panorama surgen muchísimas dudas y problemas para sus empresas asociadas, como las panaderías, ya que tanto las mutualidades como los empleadores, se enfrentan al dilema de las licencias por contactos estrechos. Y no sólo eso, sino también a los cambios permanentes en relación a cómo se opera con ellas.

ACHS

Para despejar algunas dudas, conversamos con el gerente de asuntos corporativos de la ACHS (Asociación Chilena de Seguridad), Juan Gabriel Fernández, a quien partimos preguntándole cómo se suele tratar el caso N°1 de trabajador enfermo en una empresa.

Él nos indicó que lo más razonable es pensar que no se contagió producto del trabajo, ya que se pudo contagiar en cualquier lugar. Por ello, lo que en estos casos se hace, es que una persona que tiene síntomas se atiende con su sistema de salud habitual, luego el médico le da la orden del examen, le extiende la licencia por sospecha y si se confirma el contagio, el trabajador informa a su empleador.

Éste, a continuación, informa a la Seremi de Salud correspondiente del nombre y rut del caso confirmado, junto con proporcionar una nómina de los considerados contactos estrechos. Es decir, quienes por al menos 48 horas antes de iniciarse los síntomas, compartieron por más de 2 horas en un lugar cerrado, a una distancia de menos de metro y medio con el contagiado.

La Seremi debe validar dicha nómina y enviará a la mutualidad a la que está asociada la empresa, los nombres de los trabajadores considerados contactos estrechos a los que se debe tratar.

Fernández nos clara que sólo a estas personas pueden atender y dar licencias, conforme a lo que establece la norma. Nunca a quienes vayan por su cuenta o sean enviados sólo por el empleador. “Luego, las mutualidades pueden calificar si este contacto estrecho fue laboral y causa directa del trabajo”, dice.

Le consultamos si una mutual puede hacer examen o atender a un trabajador que se detecta en una empresa como una panadería, con síntoma de Coronavirus. El ejecutivo fue tajante al descartarlo. “En estos casos no hay aún evidencia de contacto estrecho laboral, por lo que debiera recurrir a la red de salud habitual”.

Nuevamente es el médico quien debe solicitar el examen y otorgar la licencia preventiva. “Las mutualidades no podemos entregarla. Si nos mandan a una persona, lamentablemente no la vamos a entregar, ya que la norma es muy clara. La autoridad es la única autorizada para calificar”.

NÓMIMA

Respecto a las nóminas que mandan los empleadores, dice que las Seremias se toman un tiempo en validarlas, porque no siempre corresponden. “Una empresa no puede mandar una nómina de 80 personas, ya que matemáticamente es imposible que ellos estuvieran en un lugar cerrado, a menos de 1 metro por dos horas. Eso no es razonable”.

“Si tienes trabajadores que están en piezas o salas distintas, con modelos de mitigación de riesgo (mascarillas, higiene, etc.), te diría que no son contactos estrechos. Pero si trabajan codo a codo y se topan las espadas o comparen máquinas, sí son contactos estrechos”, opina.

A la espera de la confirmación, queda entonces a criterio del empleador a quienes se envía a cuarentena de inmediato. Le consultamos si hay alguna recomendación sobre qué hacer en estos casos, y nos señaló que “estamos con las manos amarradas para opinar al respecto. Si bien el sentido común diría que les aconsejemos enviarlos a la casa, si en el futuro por un cambio de criterio, la Seremi no los pone en la nómina, como mutualidad no le podemos dar la licencia”.

Como Juan Gabriel Fernández y no como ACHS, puntualiza que como jefe los enviaría a la casa y asumiría el pagarles esos días por el fin mayor de proteger la empresa y la imagen del producto. “Además, cada uno sabe quiénes en verdad estuvieron al lado del enfermo. Sólo hay que aplicar bien el criterio”.

Consultado por cuántos días se está demorando la Seremi en validar las listas de contactos estrechos, dijo que desconocía ese dato (a mediados de junio), pero dos semanas antes demoraba de 1 a 2 días. “El escenario está tan volátil y no podría descartar que, por el volumen de afectados, ahora sea una semana o más”.

CRÍTICAS

Fernández, a título personal, reconoció que tiene muchas objeciones sobre cómo se ha definido el modelo de licencias y tratamiento de casos de Coronavirus, al atribuirle a la enfermedad una causal laboral. Al hacerlo insiste en que el concepto de enfermedad laboral tiene su esencia en que en se produce por el trabajo mismo. Opina que validar en el Coronavirus sea una causa laboral, es tan insólito como hacerlo con un simple resfriado.

Por otro lado, pone sobre la mesa el gran tema de los días de trabajo perdidos y la baja en la producción de las empresas. Cree que para las personas que están sanas, que tuvieron contacto estrecho, se debió buscar una figura distinta a las licencias. Por ejemplo, que se vayan a sus casas a hacer teletrabajo y, sólo en caso de que las personas presenten síntomas, se les otorguen las licencias respectivas.

“Creo que el segundo error es la licencia por contacto estrecho. Eso nos genera un hoyo brutal, porque estás mandando para la casa a gente sana. Y por cada caso de contacto estrecho positivo, estamos con menos de 10% de casos positivos. O sea, tú mandas a la casa a 10 personas y una de ellas se contagia. Las otras 9 estuvieron 15 días sin trabajar, sin generar producto y después vuelven y pueden tener un contacto estrecho y pueden ir otros 15 días para la casa. Y así se puede seguir por varias semanas con licencias para miles de personas sanas”.

Además, hoy deben esperar a que los 14 días terminen y no basta con un PCR negativo para levantar la licencia, como se planteó hace algunas semanas. Por lo mismo, ya no hay incentivo en las mutuales para tomar ese examen. Sólo se hacen en caso de síntomas evidentes, para informar de los contactos a la autoridad y hacer un seguimiento más estrecho a esas personas.

RECOMENDACIONES

Le preguntamos si la norma pudo ser mejor en el caso de que se hubiesen dado licencias a todos los contactos estrechos, únicamente en los casos en que las empresas no cumplieran las medidas preventivas. Él nos respondió que esto es impracticable, ya que para validar los protocolos habría que fiscalizar más o menos 700 mil lugares de trabajo. “En la teoría está bien, pero en la práctica, cuando tienes una pandemia, en que se espera que se van a contagiar el 30% de las empresas, eso es imposible”.

“Hoy día no hay nada que te impida contagiar. En una empresa no importa lo que hagas, es muy probable que tengas un foco de contagio igual por el volumen de contagiados asintomáticos. Aunque hagas las mejores prácticas, estas personas que se sienten perfectamente, pueden contagiar a todo el mundo. Entonces, no hay forma de prevenirlo y contenerlo. Y esto no es causado por el trabajo. Salvo casos en que las labores impliquen atender o relacionarse directamente con pacientes con Covid”.

Ante ello y para defenderse mejor ante las fiscalizaciones que hacen las Seremías por los casos confirmados, Fernández recomendó que el empleador tome todas las medidas difundidas por las autoridades y promovidas por la ACHS. Además, que conversen con sus equipos de trabajo y lleguen a consensos sobre cómo enfrentar los riesgos.

“Nosotros hicimos un mapa de medidas concretas en torno a las medidas del Minsal (Ministerio de Salud). Con ellas pueden chequear que hicieron todo, que tomaron las medidas para abordar cada tema... Es una herramienta que te permite el día de mañana abordar de mejor forma una fiscalización” (ver guía de mitigación de riesgos, buenas prácticas de salud mental y recomendaciones de nivel operacional en www.coronavirus.achs.cl)

Finalmente le preguntamos qué consecuencias traerá a futuro para las empresas socias, el tener muchas licencias por contactos estrechos o Covid.

Fernández nos recordó que la siniestralidad afecta la tasa. “Los días pedidos afectan la prima que paga la empresa. Todas pagan una primar base del 0,9%, más una variable que es en función de los días pedidos, lo cual es fruto de los accidentes y enfermedades profesionales. Dado que el Coronavirus está siendo considerado como enfermedad profesional, afectará la siniestralidad”.

Entonces, el próximo año (como todos los años impares), “cuando se estime la prima futura, van a verse afectadas por el alza”.

Ind. Ecomómicos: UF: $28,665/ UTM: $50,272/ USD: $793