Mylpan presenta la planta de margarinas más moderna de Latinoamérica

La puesta en operación de sus nuevas instalaciones, junto a tecnología de punta y una renovada
flota de vehículos para despacho, le permiten entregarnos soluciones cárnicas, así como de
cecinas y de materias grasas, a la medida de nuestras necesidades específicas. Como la relación
con el cliente es prioritaria, atienden pedidos “desde una caja” y desarrollan productos o
presentaciones acordes a sus requerimientos.
En marzo de este año, Mylpan puso en operación su nueva planta de margarinas, que posiciona a
la compañía con los más altos estándares internacionales en cuanto a la elaboración de materias
grasas. Las obras se iniciaron en enero de 2017 y se emplearon cerca de 2 millones de dólares (en
infraestructura, tecnología, instalaciones, equipos, desarrollo, ingeniería, etc.)
El gerente general de la compañía, Rocco Viacava, explicó a Past & Panhe que se tomó la decisión
de hacer esa inversión, debido a que “estamos tomando una posición relevante en el mercado de
materias grasas y necesitábamos dar un impulso tecnológico para poder diversificar la oferta de
productos. Entre otras cosas, incorporar la línea vegetal, que cada vez ha ido tomando mayor
importancia”.
“Antes teníamos limitaciones estructurales para seguir creciendo. También se tomó en cuenta que
las exigencias sanitarias han ido aumentando y con las instalaciones previas era complicado
concretar todos las mejoras deseadas en ese sentido”.
La planta está ubicada en La Pintana, en el mismo terreno donde don Juan Viacava (padre de
Rocco) inició las operaciones en el 2007. Ello con la décima parte de lo que hoy constituyen sus
instalaciones.
“Como no contábamos con capacidad para aumentar nuestra producción, nos pasaba que
teníamos el 100% colocado en el mercado, lo que nos generaba altos riesgos de quebrar stock,
porque no teníamos unidades de seguridad. No podíamos diversificar nuestra oferta, porque
estábamos absolutamente copados. Tampoco podíamos crecer en colocación (atender a nuevos
clientes)”.

MEJORAS
Gracias a las nuevas instalaciones y la tecnología adquirida, hoy tienen una capacidad instalada de
5.500 kg/hr. Esto significó aumentar su capacidad instalada en casi 300% (antes llegaban a 1.800
kilos hora de producción).

“Hemos optimizado nuestra colocación. Antes de esta fecha, para el departamento de ventas y
logística, encabezado por mi tío Julio Viacava, era un desafío cumplir con todas las expectativas de
los clientes. Por ello, los pedidos se entregaban parcializados… con los costos logísticos que esto
implicaba”, comenta el gerente general.
Adicionalmente a la infraestructura y equipos, Mylpan invirtió también en mejorar su
infraestructura logística, renovando su flota de vehículos. Se buscó que la capacidad logística y la
de producción estén de la mano, por lo que aumentaron en tonelaje. “Cambiamos 3 furgones de
mil kilos por 3 camiones de 3 mil, e incorporamos 2 camiones de 15 mil para rutas largas. Esto
implica que tenemos una mayor capacidad de distribución en la ruta entre Arica y Osorno” (ya
hacían ese trayecto desde hace un par de años, pero con menos capacidad de traslado).
Respecto a la planta de margarinas, precisa que es “la más moderna de Latinoamérica, 100%
automatizada. Con la inversión realizada, posicionamos a Mylpan como líderes en la región”,
explica Rocco Viacava.
A sólo dos meses de haber implementado estas mejoras, “hemos optimizado la ruta, cumpliendo
las altas expectativa de nuestros clientes. Y también hemos trabajado en el desarrollo de
productos”, precisa.
“Hoy estamos en el camino de desarrollo de nuevos productos, tanto de la línea vegetal como de
la línea animal. De la primera, hasta ahora sólo comercializábamos productos importados desde
Asia o Sudamérica. Ahora, en alianza con algunos proveedores nacionales y extranjeros, podemos
hacer algunos productos a la medida”.
Para el industrial que es su cliente, esto significa que podrá acceder a un producto que tendrá
múltiples usos y aplicaciones. “La línea animal está orientada al segmento panadero y, con la línea
vegetal, podremos dar una solución al mundo pastelero y galletero. Podremos agregar
competitividad al mercado… Esperamos lanzar esta nueva línea en agosto próximo”.
Para lograrlo, se incorporó capital humano especializado, el que al momento de elaborarse este
artículo, estaba en la etapa de testeo de los productos, para luego desarrollar el etiquetado y
embalaje.
Los industriales que deseen conocerlos, pueden solicitar la presencia de un vendedor o,
derechamente hacer un pedido a través de su página web (www.mylpan.cl). La marca recomienda
solicitar asistencia en terreno, ya que esto les permitirá recibir soluciones acordes a sus
necesidades específicas y después dar a conocer su evaluación del servicio.
Para atenderles bien, cuentan con vendedores por zonas geográficas. Sus nombres y datos de
contactos están publicados en la web corporativa.

NO HAY CLIENTES PEQUEÑOS

Rocco Viacava explica que para la marca todos los clientes son importantes, tengan pedidos
grandes o pequeños. “Nuestra cobertura parte desde una caja”, particularmente en las regiones
Metropolitana, Sexta y Quinta.


“Tenemos dos ventajas competitivas en relación a nuestra competencia: Una amplia cobertura
territorial, con vehículos que nos permiten recorren casi todo de Chile continental y, nuestra
flexibilidad de productos, lo que se potencia ahora con la nueva planta de margarinas”.
Desde que el año 2011, en que Rocco Viacava asumió la administración, el enfoque que se le dió a
Mylpan es ser una empresa de servicios. O sea, que vende soluciones en lugar de productos. Un
hito en este sentido lo dio Mylpan en el año 2014, cuando a las líneas de fiambrería y jamones
tradicionales, agregaron soluciones cárnicas . “El 75% de nuestra colocación de la línea de Cecinas
corresponden hoy a soluciones cárnicas. Vamos a pizzeros, sandwicherías, platos preparados y
catering. Nosotros captamos las necesidades del cliente, desarrollamos la solución y la
entregamos”.
“Si un cliente necesita un chorizo particular, un jamón de ciertas características o un formato
especial, lo trabajamos y entregamos… Esa misma filosofía la estamos replicando en la planta de
margarinas, donde queremos desarrollar soluciones de productos versátiles, tanto para un
galletero, como para una pastelería fina”.
HISTORIA
Don Pietro Viacava llegó a Chile en la primera década del siglo pasado, cuando era sólo un niño.
Junto a sus padres escaparon de la Primera Guerra Mundial y se instalaron en Concepción. Él tuvo
varios hijos, entre ellos don José (hoy de 96 años y abuelo de Rocco), quien se instaló en Santiago.
Don José fue un inagotable emprendedor. Tuvo un restaurant y una fuente de soda. Esa beta
comercial la heredó su hijo Juan (padre de Rocco), y juntos exploraron distintos negocios
(restaurantes, fuentes de soda, constructoras, discotecas, etc.). Como no les fue bien, junto a su
otro hijo, Julio, abrieron una panadería en San Ramón.
Allí Juan conoció el rubro de la panificación y la variedad de productos que requiere. Cuando la
panadería cerró, a un costado de ésta colocó una distribuidora de harina (tuvo distribución
exclusiva del molino Luchetti en Santiago). Para optimizar su ruta fue incorporando otros
productos, hasta que tomó un giro de productor. Se puso con una pequeña fábrica de
mejoradores en la comuna de La Cisterna (en el garaje de su padre).
El paso siguiente fue instalarse en la comuna de San Ramón con una pequeña planta de materias
grasas animales, la que cerró operaciones en 2006 para trasladarse a la comuna de La Pintana, con
una gran planta, que hoy vive su mejor etapa.

Déjenos su comentario