Industriales panaderos brindaron Desayuno de Navidad a beneficiarios del Hogar de Cristo

Por tercer año consecutivo, la Asociación Gremial de Industriales del Pan de Santiago (Indupan), ofreció un desayuno de Navidad a los beneficiarios del Hogar de Cristo. El encuentro se desarrolló en la Casa de Acogida Joss Van de Rest, ubicada en la comuna de Estación Central, a un costado del Santuario del padre Alberto Hurtado, que acoge a 100 adultos mayores que se encuentran en situación de calle o de extrema vulnerabilidad social.

Durante la actividad, los acogidos recibieron los productos típicos de las panaderías tradicionales: Queques, sándwiches, galletas y panes de Pascua, además de jugos y la habitual taza de té.

La iniciativa contó con la comprometida participación de dueños de panaderías y dirigentes del gremio, quienes atendieron personalmente a los comensales, junto con compartir alguna conversación y gestos de empatía que le dan un sentido más profundo a la acción de sólo donar alimentos.

El desayuno estuvo absolutamente alineado con el mensaje de la campaña de Navidad del Hogar de Cristo, que dice: “El muro que más divide a Chile, no es de ladrillo. Tampoco de concreto. No tiene alambres de púas, ni está electrificado. El muro que más divide a Chile, es la indiferencia. Con el migrante, el indígena, el que necesita un hogar, educación, trabajo y muchos más”.

José Carreño, presidente del Indupan, explicó que el desayuno forma parte de la alianza que la asociación tiene con el Hogar de Cristo, la cual incluye realizar una actividad para el Día del Niño, donar el pan para la Cena Pan y Vino, colaborar en la intermediación laboral de beneficiarios de la entidad, además de participar en este evento navideño.

“Como industriales tenemos el deber de compartir con los hermanos que hoy tienen más necesidades. No sólo de algo material, sino de que los escuchen, les destinen tiempo, cariño y respeto. Los industriales y sobre todo los de panaderías, que estamos tan cercanos a la comunidad, debemos dar el ejemplo en ese sentido. Las personas de todas clases sociales son nuestros clientes y cuando alguno de ellos está en problemas, no debemos restarnos a tratar de ayudar. Muchas veces todos necesitamos de una mano amiga, y eso no hay que olvidarlo”.

En tanto, el director ejecutivo del Hogar de Cristo, Juan Cristóbal Romero, valoró la iniciativa del gremio panadero. Dijo que si bien para la institución es muy importante contar con una colaboración material para poder ayudar a las personas, “creemos que tener estos encuentros transformadores, encuentros con el pobre, sus historias, alegrías y dolores, abre los corazones, conmueve, invita a la reflexión personal y contribuye a generar una sociedad más justa y digna… Es muy difícil avanzar en reformas sociales, si no cambiamos el corazón primero”.

Cabe destacar que los productos que en esta oportunidad permitieron ofrecer el desayuno, fueron aportados por las panaderías Egaña, Las Rías, La Floresta y Pan Top.

Déjenos su comentario