Algunas consideraciones si tiene trabajadores pensionados por vejez

 

En la actualidad, cada día más trabajadores se pensionan por vejez y continúan prestando servicios para sus empleadores, lo que ha generado algunas dudas que trataremos de abordar.

Recordemos que la ley establece una edad mínima para pensionarse de 65 años en el caso de los hombres y de 60 años en el caso de las mujeres, pero es decisión del trabajador afiliado el optar por el beneficio.

Lo primero que debemos señalar, es que el hecho que el  trabajador se pensione por vejez, no es una causal en nuestra legislación que ponga término al contrato de trabajo. Las obligaciones que emanan del mismo no se extinguen por el hecho que el trabajador se pensione.

Pero una vez que ello sucede, ya sea bajo el antiguo o nuevo sistema, no está obligado a continuar cotizando en una AFP, aunque siga prestando servicios para un empleador.  Sólo deberá seguir cotizando el 7% para salud.

También el trabajador jubilado puede optar por solicitar que los montos no se enteren en su cuenta individual obligatoria, pero que sean abonados a su cuenta de ahorro voluntario o cuenta 2.

En el caso que el trabajador jubilado decida no seguir cotizando en la AFP, bajo ninguna modalidad, debe informar por escrito al empleador y a su AFP de esta situación. El empleador en tanto, deberá cancelar al trabajador los montos que antes enteraba en el AFP; es decir el 10% de cotización obligatoria más el porcentaje que corresponda a la comisión de a la AFP (Planvital 0,41%; Modelo 0,77%; Habitat 1,27%; Capital 1,44%; Provida 1,45%; Cuprum 1,48%).

La forma y tiempo en que estos montos se cancelan al trabajador, deberá ser la misma en la que se pagan sus remuneraciones; es decir, diaria, semanal o mensualmente.

Lo mismo se aplica para los trabajadores que, cumpliendo la edad para pensionarse, deciden postergar la jubilación y no seguir cotizando en la AFP, para lo cual deben presentar un formulario al empleador.

En virtud de lo expuesto, una vez que el trabajador se pensiona por vejez o cumple la edad para hacerlo y no desea seguir cotizando, resulta conveniente realizar un anexo al contrato de trabajo celebrado entre las partes, donde se manifieste la opción que el trabajador eligió, de manera que quede establecido el destino que estos dinero tendrán y se eviten malos entendidos que puedan causar perjuicios.

Déjenos su comentario