A prepararse para la Navidad: Ideas para innovar en la oferta de este año

Iniciamos el mes de noviembre y las vitrinas y los comerciales nos recuerdan que pronto estaremos celebrando Navidad. Para algunos, dicha fiesta es sinónimo de regalos; para otros, es una conmemoración religiosa que invita a la reflexión. Y para muchos, es una ocasión de compartir con la familia y amigos.

Sea cual fuere el énfasis que se le dé, lo cierto es que se multiplican las reuniones en las que se comparten alimentos, y por ello es una gran ocasión para disfrutar de algún producto rico de panadería o pastelería.

Para darnos una idea respecto de lo que podemos hacer por innovar en ese sentido, revisaremos las costumbres culinarias de otras latitudes.

EUROPA

En Alemania los dulces se hacen a base de abundante mazapán. Suele beberse un ponche típico denominado Glühwein, así como el famoso Feuerzangenbowle. El primero es una bebida alcohólica que se compone principalmente de vino caliente con especias. Tradicionalmente se toma durante el periodo de Adviento, correspondiente con los fríos meses de noviembre (finales) y diciembre.

En tanto el Feuerzangenbowle es otra variante de ponche que se bebe caliente. Su nombre proviene de la composición de tres palabras, Feuer: ‘Fuego’, Zange: ‘Pinzas’ y Bowle: ‘Bebida con frutas’ (similar a la sangría), aunque también tiene relación con una pieza metálica que se emplea en su elaboración y que se denomina Feuerzange.

En España las tradiciones cristianas marcan el consumo de turrones, polvorones, dátiles, mazapanes, peladillas, alfajores o sopa de almendras (Madrid), entre otros dulces.

También es habitual comer platos típicos como el cochinillo, pularda, pavo, capón, cordero, besugo, escudella o langostinos (además de otros mariscos). En Galicia es característico igualmente el bacalao con coliflor para la cena de Navidad.

El 31 de diciembre (año nuevo) es habitual comerse doce uvas al ritmo de las doce campanadas y una vez que se entra en el año nuevo, se suele brindar con cava (espumante). En la madrugada o mañana del día 1 de enero, se toma chocolate con churros, bien sea en casa con los familiares o en una churrería, chocolatería, cafetería, bar, etc. El 6 de enero (día de Reyes) se consume por lo general el Roscón de Reyes, que es un bollo elaborado con una masa dulce con forma de toroide, adornado con rodajas de fruta cristalizada (escarchada) o confitada de colores variados. El mismo se rellena con nata montada o crema de moca, trufa o chocolate, y se introducen en su interior “sorpresas” que descubren los niños al comer (figuritas de la virgen y san José, junto a una haba que es señal de quien debe pagar el roscón).

Por influencia posterior, este bollo navideño se sirve en algunos países latinoamericanos (principalmente en Argentina y México) durante las mismas fechas, así como en Portugal. Es frecuente que se acompañe de una taza de chocolate. Se puede servir en el desayuno o la merienda (nuestra hora de “once”). La masa con la que suele estar elaborado se aromatiza con agua de azahar, la que le proporciona un aroma característico.

En Italia a su vez se consumen bastantes preparaciones dulces, como el Panettone (muy típico de la ciudad de Milán), el Pandoro (en Verona) y el Panforte (en la Toscana). Asimismo, en noche vieja es tradición tomar un plato de lentejas con Cotechino (un tipo de cecina italiana), que se llama así por la cotica o piel del cerdo.

Los ingleses ofrecen como su alternativa de Navidad el famoso christmas pudding, que es un pudding elaborado con ciruelas, habitualmente de forma casera. A su vez es tradición fabricar galletas de jengibre y diferentes pasteles con la muy popular brandy butter (salsa dulce), así como el trifle (postre con bizcocho y frutas), el christmas cake, los christmas muffins y el yule log (Tronco de Navidad). Además la tradición anglosajona marca el uso del pavo asado en todos los países del Reino Unido.

AMÉRICA DEL NORTE

La Navidad en los Estados Unidos se celebra de acuerdo con las tradiciones europeas, aunque varía de una zona a otra. El tradicional árbol en el Rockefeller Center de Nueva York, es el símbolo de la Navidad americana, así como el christmas pudding. Este postre es preparado con una cantidad abundante de frutas y frutos secos. Originalmente se elaboraba con grasa vaca, por lo que suele tener una apariencia oscura -en efecto negra-, como resultado de los procesos existentes entre los azúcares y otras melazas y a lo largo de su periodo de cocción (reacción de Maillard). La mezcla puede ser remojada en zumos de frutas cítricas (limón, naranja, etc.) o en brandy y otros alcoholes (algunas recetas hablan de cervezas negras, tales como la mild, stout o incluso la porter). Cuando se sirve, el pudding se recalienta una vez más y se le suele aliñar con brandy caliente.

Como señalábamos, en los EE.UU. existen diferentes tradiciones para festejar la Navidad, debido a su carácter multicultural. Muchas costumbres son similares a las de Gran Bretaña, Francia, Italia, los Países Bajos, Polonia y México. De este modo, los hogares estadounidenses se decoran con ramas de acebo, muérdago y pinos en general. También se suelen ornamentar (tanto por dentro como por fuera) con guirnaldas de palomitas de maíz, dulces y muchas luces.

Y en cuanto a la cena, ella se prepara sobre la base del pavo asado con verduras y salsa de arándanos. Otros postres típicos que se consumen son el pastel de Navidad con salsa de brandy, los mince pies (pequeños pasteles rellenos de frutas) o un pastel de hojaldre con frutos secos.

Según la tradición popular, el mince pie es el alimento favorito de Santa Claus. Por eso se dejan uno o dos pasteles en la chimenea (acompañados de una copa de brandy o jerez y una zanahoria para los renos), como muestra de agradecimiento y para que las medias de Navidad que se cuelguen en el borde de ella, aparezcan bien llenas de regalos.

También de acuerdo con la tradición, cuando se prepara el relleno para el mince pie (tartaleta), siempre se debe girar la masa en el sentido de las agujas del reloj (de este a oeste) como homenaje a los Reyes Magos, y además porque girando hacia la izquierda, se atrae la mala suerte para el año siguiente.

SUDAMÉRICA

En Bolivia la Navidad se vive como la fiesta de la cosecha y es el momento para adorar a la Pacha Mama, la Madre de la Tierra, pidiéndole por una cosecha fructífera, que aleje las plagas y traiga un año próspero.

En Brasil no se estila el uso del árbol de Navidad, sino del pesebre. Allí la comida tradicional es el pavo al horno marinado con vino, menudencias y frutas frescas, acompañado de arroz blanco, frijoles y farofa.

La farofa es un plato netamente brasilero, hecho de harina de yuca o mandioca, que se prepara tostando la harina con mantequilla, sal y tocineta, hasta que quede dorada. También se utiliza para rellenar el pavo, mezclándola con uvas pasas, nueces y frutas como manzanas o bananas.

Asimismo el panteón, de origen italiano, igualmente es muy común en Brasil, pero ahí los preparan con chocolate, nueces y frutas.

En América del Sur el almuerzo de Navidad tiene derivaciones latinas, típicas de España. En Colombia y en México se preparan tamales, que son hojas de maíz rellenas de cerdo, acompañadas con ensalada de arroz y verduras.

En el área de Bogotá se come el Ajiaco, una tradicional sopa de pollo  hecha con más de 4 tipos de papas, que se sirve con alcaparras y nata. Y a lo largo de la temporada navideña es típico comer “Ojuelas”, unas tortitas de pasta de maíz fritas y espolvoreadas con azúcar, que se consumen con pasta de guayaba, chocolate caliente, natillas o crema dulce.

En Argentina lo habitual es que la familia se reúna y cada uno lleva parte del menú que se comerá en noche buena. Como es pleno verano hace muchísimo calor, entonces la comida son ensaladas frías como la waldorf, carnes o pollos asados y cerdo agridulce entre otras.

  • El mince pie es el alimento favorito de Santa Claus. Por eso se dejan uno o dos pasteles en la chimenea (acompañados de una copa de brandy o jerez y una zanahoria para los renos), como muestra de agradecimiento y para que las medias de Navidad que se cuelguen en el borde de ella, aparezcan bien llenas de regalos.

 

  • En España las tradiciones cristianas marcan el consumo de turrones, polvorones, dátiles, mazapanes, peladillas, alfajores o sopa de almendras (Madrid), entre otros dulces.

 

Déjenos su comentario