El 14 de septiembre de 2007, entró en vigencia la ley N° 20.215, que establece como feriados obligatorios e irrenunciables, para los dependientes del comercio, los días 1° de mayo, 18 de septiembre, 25 de diciembre y 1° de enero de cada año.

En tanto, el día  05 de septiembre de 2012, se aprobó por el Congreso también como feriado obligatorio e irrenunciable, el día 19 de septiembre de cada año. Al respecto, nuestro departamento jurídico les informa lo siguiente:

1.- Los feriados del 18 y 19 de septiembre, son días de descanso obligatorios e irrenunciables para todos aquellos trabajadores que se desempeñan en un establecimiento de comercio, y cuyas labores se relacionan con el expendio o venta al público de las mercaderías que en ellos se ofrecen.

2.- La Dirección del Trabajo ha señalado que no se prohíbe la apertura de los establecimientos de comercio en los días que se declaran como feriados obligatorios, por lo que es perfectamente permitido que el 18 y 19 de septiembre, ellos puedan funcionar. No obstante, deben ser atendidos en la sala de venta o expendio al público, en forma personal o directa por el dueño y/o propietario.      

3.- La misma Dirección del Trabajo ha indicado que en el caso de una panadería, en la que existe una fábrica de pan y otros productos y, además un centro de venta, sólo a los trabajadores que laboran en la sala de venta les favorece el feriado del 18 y 19 de septiembre, pero no a aquellos que trabajan en el área de producción de pan, pasteles, empanadas y otros productos similares.

4.- La duración del descanso de los trabajadores a quienes favorece el feriado del 18 y 19 de septiembre, debe iniciarse a las 21:00 horas del día 17 de septiembre y terminar a las 06:00 horas del día 20 de septiembre, de acuerdo a lo que dispone el artículo 36 del Código del Trabajo.

5.- Las infracciones que se susciten respecto de los feriados irrenunciables, en este caso de los días martes 18 y miércoles 19 de septiembre, serán sancionadas con la aplicación de multas que pueden ir desde las 5 UTM por cada trabajador afectado; 10 UTM en caso que el empleador tuviese contratados a 50 o más trabajadores y, 20 UTM si tuviere contratados a 200 o más trabajadores.

6.- En resumen, las panaderías podrán funcionar con trabajadores dependientes, exclusivamente en las áreas de producción y distribución, PERO EN LA SALA DE VENTAS NO PODRÁN ESTAR ESTOS TRABAJADORES, NI SERÁ POSIBLE CONTRATAR A PERSONAS SÓLO POR EL DÍA O EN CALIDAD DE REEMPLAZO. EN LA SALA DE VENTAS ÚNICAMENTE SE PERMITE LA ATENCIÓN DEL DUEÑO.

7.- Sin perjuicio de lo anterior, resulta relevante que los asociados tengan en cuenta que la labor fiscalizadora siempre puede adolecer de errores de hecho por parte de los funcionarios de la Dirección del Trabajo, lo que podría derivar en la aplicación de multas al calificar una conducta legal como ilegal. En ese caso, lo que corresponde es reclamar administrativa o judicialmente sobre aquellas multas que hayan sido cursadas de manera errónea.

 

 

Déjenos su comentario