Indupan Santiago donó pan para cena de los 20 años de Techo-Chile

Con el objetivo de hacer un aporte a una organización que le ha cambiado la vida a miles de compatriotas, Indupan Santiago donó el pan que disfrutaron cerca de mil comensales en la cena de los 20 años de vida de Techo-Chile. Junto con ello, participó con una delegación de directores, quienes junto a sus cónyuges o parejas compartieron dicho evento, haciendo un pequeño aporte monetario a esta causa.

Se entregaron 2.000 panes que fueron elaborados en las panaderías Egaña y Ralún, de Marcelo Gálvez y Abelardo Novoa, respectivamente. Al repartirse, las paneras estaban adornadas con banderines que llevaban el logo de nuestra institución.

La celebración contó con la presencia de miembros históricos de la fundación, voluntarios, dirigentes y ex profesionales que durante estas dos décadas de historia han dado vida al trabajo de Techo-Chile (antes Un Techo para Chile).

La reunión, que se realizó en Espacio Riesco la noche del martes 20 de junio, fue animada por Diana Bolocco y Martín Cárcamo. Contó también con la asistencia de figuras de la televisión y empresarios que están comprometidos con la obra que creó en el año 1997, el sacerdote jesuita Felipe Berríos.

Gonzalo Rodríguez, director social de Techo-Chile, que a lo largo de su historia ha movilizado cerca de un millón de voluntarios en toda Latinoamérica y levantado más de 7 mil viviendas definitivas, dijo que cuando se partió había en el país 40%  de pobreza por ingreso, cifra que hoy bordea el 12%. Pero que hay mucho por hacer, ya que a su juicio “para lograr la igualdad, no sólo se debe abordar desde el punto de visto a de los ingresos,  sino de los derechos, que es lo más importante”.

Precisó que hoy existen más de 38 mil familias viviendo en campamentos, sin acceso a servicios básicos como luz, agua o alcantarillado, y sin acceso a una vivienda digna. Por lo que destacó que más que sentirse orgullosos de lo realizado, hay que buscar fórmulas para seguir trabajando y para sensibilizar a más sectores de nuestra sociedad.

A continuación de presentaron testimonios que demostraron las precarias condiciones en que  vivían algunas familias que hoy ya cuentan con soluciones habitacionales sólida. Pero también se exhibieron casos de jefas de hogar, que llevan 20 años esperando su oportunidad.

A continuación, el padre Felipe Berríos, precisó que el gran “secreto” que ha permitido que Techo–Chile esté vivo, “es la unión de los que más oportunidades tienen, los universitarios, con los que menos oportunidades poseen, los pobladores de los campamentos”.

Si bien valoró que en el 2010 se logró terminar con los campamentos de plástico, apuntó a que hay familias que han esperado por décadas para tener viviendas definitivas, y muchas lamentablemente tendrán que seguir esperando. “Hoy el problema de los campamentos está enfocado en los inmigrantes y hay que abordar esa realidad”, agregó.

Techo es una organización presente en Latinoamérica y El Caribe, que busca superar la situación de pobreza que viven miles de personas en los asentamientos precarios, a través de la acción conjunta de sus pobladores y jóvenes voluntarios.

Techo tiene la convicción de que la pobreza se puede superar definitivamente, si la sociedad en su conjunto logra reconocer que este es un problema prioritario y trabaja activamente por resolverlo. Por eso, Techo persigue tres objetivos estratégicos:

  1. El fomento del desarrollo comunitario en asentamientos precarios, a través de un proceso de fortalecimiento de la comunidad, que genere liderazgos validados y representativos, y que impulse la organización y participación de miles de pobladores para alcanzar soluciones a sus problemáticas.
  2. La promoción de la conciencia y acción social, con especial énfasis en la masificación del voluntariado crítico y propositivo, trabajando en terreno con los pobladores de los asentamientos e involucrando a distintos actores de la sociedad.
  3. La incidencia en política, que promueva los cambios estructurales necesarios para que la pobreza no se siga reproduciendo y disminuya rápidamente.

Techo-Chile en cifras 2016

  • 155 mesas de trabajo activas a lo largo de Chile.

 

  • 503 voluntarios permanentestrabajando en campamentos y villas de blocks a lo largo del país.

 

  • 413 voluntarios movilizadosen Trabajos de Invierno (TDI).

 

  • 12 Talleres de Aprendizaje Popular (TAPs)realizados en el primer semestre de 2016.}

 

  • 569 niños en el programa “Nuestra Sala”, trabajando junto a voluntarios para aprender habilidades educativas y habilidades blandas.

 

  • 82 comunidades de campamentotrabajando junto a Techo-Chile para una solución habitacional.

 

  • 84 proyectos de vivienda entregados. 6.995 familias con una vivienda definitiva.

 

 

Déjenos su comentario