Ignacio Santelices, jefe de la división de Eficiencia Energética del Ministerio de Medio Ambiente: “Las panaderías tienen la oportunidad de hacer grandes ahorros”

Es ingeniero comercial y magister en economía de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Cuenta, además, con un master en políticas públicas de la Universidad de California, Estados Unidos. Entre abril de 2007 y junio de 2009, fue asesor del ministro de energía. Luego ejerció como consultor en Estados Unidos, por un año; desde 2012 y hasta 2014 fue Director de la Oficina en Chile del Center for Clean Air Policy (Cetro de Políticas para el Aire Limpio); desde marzo de 2014, es el Jefe de la División de Eficiencia Energética del Ministerio del Medio Ambiente; y, finalmente, desde abril de este año es presidente del directorio de la Agencia Chilena de Eficiencia Energética.

Hablamos de Ignacio Santelices Ruiz, un profesional con una amplia experiencia en el tema energético, con el cual repasamos la realidad de nuestra industria y las posibilidades de mejorar en el manejo de este tema

  • ¿Cuáles son las áreas de trabajo de la División de Eficiencia Energética (EE)?

Básicamente se preocupa de la cara menos conocida del tema ambiental, que es el consumo de energía. Normalmente las temáticas del ministerio están en la generación energías, combustibles, generación eléctrica y energías renovables.

Nuestro objetivo es que el consumo de energía sea lo más eficiente posible porque, finalmente, la energía que no se consume es la más eficiente, la más barata y sustentable. Entonces, si podemos reducir el consumo de energía, teniendo los mismos estándares de calidad de vida y de productividad, es un avance para todo el país.

  • ¿Cuáles son las metas que se han definido?

Tenemos una meta de ir reduciendo el consumo de energía, ojalá en un 20% para el año 2025 (desde que comenzaron los programas de EE en 2007) Estimamos que vamos en un 8%.

  • ¿Qué diagnóstico tiene del uso de la energía en el país?

Cuando nos comparamos con otros países, vemos que somos una nación de consumo medio de energía. Consumimos la mitad del promedio de los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), pero estamos consumiendo el doble que el promedio de los países latinoamericanos.

Ahora, cuando miramos como está nuestro consumo respecto a la productividad, es al revés. Necesitamos el doble de energía para producir una unidad de producto, comparados con los países de la OCDE (Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Chile, Corea, Dinamarca, España, Estados Unidos, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Japón, Letonia, Luxemburgo, México, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Suecia, Suiza y Turquía).

  • Osea, somos muy ineficientes.

Eso depende de la composición industrial. La minería y la extracción de recursos naturales es mucho más intensivo el uso de energía. Entonces, no es tan simple hacer una comparación.

El gran problema aquí es que la eficiencia energética no es un tema a nivel nacional, y en eso hay que avanzar. Recordemos que los países desarrollados son cada vez más eficientes.

  • ¿Hay alguna diferencia en EE entre la gran industria y la pyme?

No hemos observado mucha diferencia en términos de la preocupación por el tema. Como en todo, hay excepciones en todos los sectores industriales, independientemente de sus tamaños algunas empresas llevan años con sistemas de gestión de energía, preocupándose de su consumo de energía. Pero son sólo excepciones. En Chile hay 30 empresas que tienen implementada la ISO 5001 de gestión de energía. No es un tema que esté masivamente instalado a ninguna escala.

  • ¿A nivel académico es un tema que está generando proyectos?

La eficiencia energética recién en Chile está tomando un poquito más de fuerza. Cuesta contar con expertos en EE, ya sea en la academia, consultores, o especialistas del mundo privado. La industria de proveedores de servicios de EE es más bien pequeña; son entre 30 y 40 empresas, y casi todas pymes.

  • ¿Esas empresas tienen algunas certificación o reconocimiento?

Nosotros los estamos apoyando en dos líneas. Una, tratando de fortalecer la asociación gremial que los representa, que es la Anescos (Asociación Nacional de Empresas de Eficiencia Energética). Todos sus miembros facturan, hoy, menos de 20 millones de dólares al año. Es un sector bastante pequeño.

Además, existe la Agencia Chilena de Eficiencia Energética, que es una corporación público-privada. A través de estas instituciones, estamos levantando un registro de proveedores de servicios de EE. Esta es una estrategia que hace poco comenzamos a implementa y que trae aparejada, para las empresas, ciertos requisitos mínimos para poder ingresar.

  • ¿Dónde están las mayores ineficiencias en la industria en uso de energía?

El consumo en Chile, pese a que lo más popular es la electricidad, es térmico. Cuando uno ve la matriz de energía del país, el 20% es electricidad y el resto es quema de combustible; ya sea para trasporte, para caldera, estufas, motores. Entonces, ahí está el grueso de las oportunidades, de mejoras… me refiero al uso de pellets, diésel, leña, kerosene, carbón, gas. En este aspecto hay mucho por hacer.

¿Si una empresa quiere trabajar este tema, es mejor hacerlo en forma individual, para ver sus brechas o sectorial?

Un trabajo gremial agrega mucho valor. Primero, porque permite compartir buenas prácticas. Además, facilita el trabajo de los consultores, porque cuando hay un pool de clientes, que tienen necesidades más o menos parecidas, se genera cierto nivel de escala que hace más atractivo el proyecto. Esto cuando son proyectos chicos. Las panaderías, por ejemplo, tienen un consumo de energía bastante importante, pero no es un gran consumidor de energía.

PANADERÍAS

  • ¿Tiene alguna evaluación de la realidad de las panaderías en este aspecto?

Estuve viendo que para los panaderos, más menos el 10% de su gasto son en energía. Entonces es bueno trabajar estos temas y la mejor forma es que se agreguen varias panaderías. Creo que en esa línea va el APL.

  • En ese Acuerdo de Producción Limpia se hizo ya el diagnóstico sectorial, se definieron las metas y ahora se están implementando las mejoras, pero para hacer un diagnóstico más específico en EE se necesita un consultor más específico. ¿A nivel estatal se han contemplado vías para otorgar financiamiento para ello?

Normalmente las líneas de apoyo a la industria las canalizamos a través de la Agencia Chilena de Eficiencia Energética. Nosotros podemos generar los puentes para hacerlo. Ahí hay unas líneas de apoyo, de cofinanciamiento de estudios. Se puede trabajar, sobre todo si es a nivel gremial, porque aporta valor.

  • ¿Hay alguna fórmula para financiar las instalaciones?

Funciona muy fuerte lo que se llama modelo ESCO (abreviación de Energy Service Company). Recordemos que: lo que genera la eficiencia energética es un ahorro en el consumo y hay empresas en Chile que se dedican a implementar mejoras de EE, pagarlas ellos mismos y, después, recuperar cobrando en cuotas durante cierta cantidad de años, definida en un contrato.

  • ¿O sea, el industrial paga con parte del ahorro?

Así es. Si por ejemplo hay un ahorro de 100, podría ser que por un tiempo el 70% del ahorro sea para pagar la instalación y el 30% para el industrial. Terminado el pago, la instalación ya le pertenece y todo el ahorro es ganancia. Si después de unos años, si quiere ir renovando, puede utilizar la misma estrategia.

  • ¿Este modelo es sólo para la las instalaciones o sirve también para las asesorías y diagnósticos?

Esta misma empresa cuando va y te visita, hace un diagnóstico y sugiere las mejoras. Hace el trabajo completo.

  • ¿Estos tratos se hacen en forma individual?

Lo que puede hacer una industria en una licitación por un conjunto de panaderías. Con este modelo los oferentes presentan propuestas y mejoras, con el objetivo de que se financie para las panaderías el 100% de la inversión y se paga una cuota, contra ahorro.

Nosotros podemos, también, prestar una ayuda revisando los proyectos que les presenten y las propuestas.

  • ¿Es más complejo trabajar con un diagnóstico energético externo?

El problema de hacer los diagnósticos energéticos es que uno queda amarrado a la solución que te da un consultor. Entonces, a veces, funciona mejor que: el mismo tipo que te va a hacer la instalación, después, sea el que te hace el levantamiento de tu estado actual.

Es probable que para una empresa no sea atractiva una panadería, ya que el modelo ESCO está más bien pensado para empresas más grandes. Entonces, si la panadería no tiene los recursos para hacer la inversión en infraestructura, yo creo que sería muy atractiva una licitación por 10 ó 20 panaderías, dentro de una zona geográfica. La idea es que las empresas que ingresen serán visitadas en sus instalaciones, se les hará una propuesta y ahí el empresario podrá comparar lo que se le vaya presentando.

  • ¿A nivel de gremios y de pymes, se están usando estas estrategias de licitaciones para temas de EE?

Poco… o nada. Si ustedes lo hacen, serían los primeros. Y es una buena estrategia. Nosotros lo hicimos para el sector público. Estamos interviniendo 39 hospitales. Lo que hacemos es levantar una pequeña línea de base, en torno a cuánto consume cada hospital, y salimos a hacer una licitación. Los oferentes nos proponen mejoras de EE, se comprometen a implementarla, nos cobran un cierto precio y nos garantizan cierto nivel de ahorro futuro.

  • ¿Hay ejemplos exitosos a mencionar de proyectos en EE?

Tenemos el caso concreto de ENAP. Firmamos un convenio con ellos y se comprometieron a hacer gestión de energía. Hicieron la auditoría energética para todas sus instalaciones, valorada en medio millón de dólares y hoy están terminando la implementación de la ISO 5001. Ese proyecto tuvo una inversión, si no me equivoco, de alrededor de USD 100 mil. Ellos identificaron mejoras operacionales que les han permitido ahorrar, entre 2015 y 2016, más de USD 5 millones en su costo de energía, sin pagar ni un peso en inversión.

Hay muchos otros ejemplos que demuestran que las empresas están votando la plata en Chile, y las panaderías tienen la oportunidad de hacer grandes ahorros. El capital no es problema en EE, ya que hay modelos de financiamiento… Las principales trabas son la falta de conocimiento y de interés. No estamos conscientes de las oportunidades de ahorro que tenemos.

Quizás para las empresas más chicas existe una complicación, pero para ellos BancoEstado probablemente va a sacar unos productos para esto en el futuro.

  • En las panaderías, ¿dónde están las mayores oportunidades de ahorro?

En el horno, definitivamente hay que aprovechar todo el calor que se pierde. Pero en el caso de las panaderías grandes tal vez hasta podrías instalar eco generadores de energía. Básicamente rescatar el calor residual para generar energía. Puedes generar electricidad, iluminarte. Si te sobra, puedes venderla. En Europa ya está implementada la tri generación. No hay que olvidar que con el calor residual generas electricidad y frio.

Nosotros estamos dispuestos, en el Ministerio, para prestar todo el apoyo técnico y las asesorías que necesiten. La idea es que ganemos como país porque estamos consumiendo menos, pero también que apoyemos la productividad de las empresas.

 

Déjenos su comentario