Lo que puede hacer en torno a las gripes y resfriados:

¿Cómo prevenir enfermarse y contagiar a los colegas del trabajo?

Durante la temporada invernal suelen incrementarse las gripes, resfríos y otras enfermedades respiratorias en la población.El frío, la falta de ventilación de los espacios y el aumento de  gérmenes en el ambiente, son las condiciones que favorecen estas dolencias. Junto con ello, al ser lugares cerrados, los trabajos son espacios propensos para la transmisión de virus y bacterias.

Es importante destacar que gran parte de las enfermedades respiratorias de invierno, son producidas por 12 variedades de virus que en su conjunto tienen más de 150 tipos diferentes,por lo que no hay terapias universales para tratarlas y los cuadros evolucionan de forma distinta en cada persona.

Sin embargo, de acuerdo a los especialistas hay algunas recomendaciones generales que pueden ayudarle a disminuir en alguna medida el riesgo de enfermarse. Pero partamos por describir las cinco dolencias más comunes de esta temporada:

Resfrío común:Sus síntomas duran entre 3 y 5 días y afectan principalmente a la nariz. Como se trata de una inflamación superficial de las fosas nasales, genera congestión o secreción en ellas. Además, causa carraspera, tos, estornudos y dolor de garganta. También pueden aparecer fiebre baja y dolor de cabeza.

Para sortearlos, se recomienda cuidarse de los cambios de temperatura muy bruscos. Como se contagian con facilidad, hay que evitar el contacto cercano con personas con tos y secreciones nasales. Si tiene contacto con alguien resfriado, lavase las manos, no comparta elementos personales como toallas, bufandas  y pañuelos. Si el enfermo es usted, al toser cúbrase con las mangas o puños, pero nunca con las manos.

Influenza o gripe: Dura entre 5 y 10 días. Sus síntomas son similares a los de un resfriado común, pero más intensos. Por ejemplo, una congestión nasal más fuerte y fiebre más alta. Además, tos seca que, con los días, puede ser acompañada de flema. También dolores de cuerpo y fatiga. El afectado se siente cada vez peor.

Su contagio es tan fácil como el resfrío, por lo que es recomendable extremar las precauciones e intensificar las medidas de higiene. En el caso de aquellas personas con mayor riesgo de padecer la enfermedad, como niños y adultos mayores, se recomienda vacunarlos y, junto con ello, mantener una alimentación completa y balanceada.

Faringitis: Es una inflamación de la faringe. Se estima que el 80% de los casos se originanpor virus y el resto por bacterias. Su principal síntoma es un dolor de garganta intenso, acompañado de tos. Además hay fiebre, dolores de cabeza, dolores musculares y articulares y ganglios linfáticos inflamados en el cuello.

Como ataca particularmente la garganta, la principal medida preventiva es proteger el cuello y el pecho. Por eso, usar bufandas y pañuelos es muy importante en la época más fría, sobre todo cuando se expone a cambios de temperatura bruscos. También se recomienda fortalecer las defensas con dosis altas de vitaminas, especialmente vitamina C, ingiriendo frutas que la contengan, jugos naturales o bien suplementos. La miel y sus derivados pueden ayudar a proteger y  aliviar dolores de garganta en la fase inicial de su irritación. Cuando se presenta fiebre alta, calosfríos y secreción purulenta faríngea, es conveniente ir al médico, ya que podría requerir antibióticos.

Bronquitis:Es un cuadro viral que afecta al tejido que recubre a los bronquios que conectan la tráquea con los pulmones, generando una inflamación que puede provocar dificultad para respirar y mucosidad. Se inicia con un resfriado, tos seca y congestión;luego evoluciona con tos acompañada de mucosidades espesas blanquecinas, amarillentas o verdosas. Usualmente, presenta una sensación de presión en el pecho, que puede estar acompañada de ronquera y sonidos al respirar. Fácilmente puede derivar en neumonía. Como es de fácil contagio aéreo, se aconseja evitar entrar en contacto con los flujos respiratorios de una persona infectada.

Neumonía:Se caracteriza por fiebre alta, dolor de espalda, tos con expectoración o secreción y malestar general con presencia de dolores musculares. Es recomendable evitar todo aquello que pueda congestionar las mucosas, tratando de mantener en el hogar un ambiente libre de humedad y de otros factores que puedan alterar el aire. Adicionalmente, se recomienda extremar las mismas medidas de higiene, ya que como el resto de las enfermedades respiratorias, se debe evitar el contacto directo con personas infectadas.

EN EL MUNDO LABORAL

Las oficinas y lugares de trabajo suelen ser espacios poco ventilados, que se prestan para la transmisión de esta clase de virus y bacterias, por lo que en esta temporada hay que extremar los cuidados. Entre ellos, cabe destacar los siguientes:

  1. Ventilar los espacios al menos tres veces al día, dejando que circule el aire en el área de trabajo para evitar que se propaguen las bacterias.
  2. Cubrir con el antebrazo la boca y la nariz al toser o estornudar. De esta forma no diseminará gotitas de saliva que puedan depositarse sobre los objetos de uso común. Y es que al tomar contacto con las superficies contaminadas,se aumenta el riesgo de contagio de enfermedades.
  3. Desinfectar diariamente las superficies y los utensilios.Esto incluye picaportes, teléfonos, llaves de los servicios higiénicos, pasamanos, etc.
  1. Lavarse las manos frecuentemente con abundante agua y jabón. Hacerlo en ambas caras de la mano, en el espacio entre los dedos, debajo de las uñas y entre los anillos. Si no dispone de agua y jabón, puede suplantarlos por alcohol en gel.
  2. No fumar en lugares cerrados. El humo del tabaco afecta las defensas naturales del organismo, dejándolo vulnerable ante posibles infecciones respiratorias.
  3. No compartir utensilios de cocina. Evitar el uso común de vasos, tasas, cubiertos u otros elementos que no hayan sido lavados.

¿QUÉ NOS HACE SUJETOS DE CONTAGIO CON EL FRÍO?

El doctor Cristian Arancibia, especialista del Departamento de Medicina Ocupacional del Hospital del Trabajador de la Asociación Chilena de Seguridad, explica a Past & Panhe que el frío produce una inactivación de las barreras de defensa de la mucosa respiratoria, lo que contribuye al aumento de secreciones bronquiales y a una menor expulsión de elementos externos. De esta forma, se favorece el contagio y la reproducción de microorganismos.

“Si a ello sumamos la mayor contaminación ambiental, quedamos más expuestos a los problemas invernales. Además, el no ventilar adecuadamente los lugares de estadía (trabajo o casa) por temor al frío, favorece un ambiente menos limpio y más contagioso”.

Agrega que al enfrentarse a un cambio brusco de temperatura, se enfría el sudor, “con lo que nuevamente se inactiva la mucosa respiratoria y se produce una momentáneacondición de baja de defensas, que es aprovechada por los microorganismos para conseguir la infección y propagación de la enfermedad”.

El doctor agrega que “en un ambiente laboral que está en contacto directo con alimentos, no es recomendable la ida al trabajo con fiebre o tos productiva. Ante un resfrió común se puede ir con protección facial (mascarilla)”.

Le preguntamos qué consejos les daría a los trabajadores, como los maestros panaderos, que laboran a altas temperaturas y deben salir al frío. Nos respondió que les recomienda “fundamentalmente el cambio de vestuario, el aseo personal y el abrigarse bien. Sobre todo en la vía aérea alta. Las bufandas no se inventaron para calefaccionar el cuello,sino que tienen un efecto de barrera contra el frío en boca y nariz”.

Respecto a las necesidades específicas de alimentación, el doctor nos dijo que “como en muchas otras condiciones, la alimentación balanceada, rica en vitaminas y proteínas, mantiene las barreras defensivas naturales en buen funcionamiento. Además, ayuda a combatir una infección de ser necesario. Y pese al frío, el agua es fundamental para mantener los tejidos hidratados”.

Ante la necesidad de asistir al trabajo con un resfriado, el doctor sugiere extremar los cuidados con el aseo  personal  y el lavado de manos. “Taparse la boca al toser y estornudar. Uso de mascarilla para evitar el contacto de otros con sus secreciones. Ingerir abundante agua y no asistir al trabajo en caso de tener fiebre”.

En relación a los trabajadores que ejercen en el mesón de las panaderías o pastelerías, aconseja “abstenerse de tomar contacto con alimentos en caso de tener secreciones abundantes nasales o bronquiales. También recomienda el uso de mascarillas que tapen boca y nariz, así como el aseo frecuente de manos y requerir atención médica para un adecuado diagnóstico y tratamiento”.

Déjenos su comentario